Maccabi Raanana de Uriel Trocki volvió a ver acción como local frente al Hapoel Hevel Modiin.

Con nuestro compatriota desde el arranque, el partido mostró dos minutos parejos. Desde ahí Maccabi registró un parcial de 21 a 0 que lo alejó de su rival. La distancia de 23 parecía demasiado para un primer cuarto que se iba 32 a 9.

Para el segundo chico, la ventaja tocaba los 27 tantos y se veían pocas posibilidades de que la visita emparejara las acciones. A pesar del panorama oscuro, Hapoel Hevel Modiin tomó una mínima esperanza gracias a 13 unidades consecutivas. Igualmente los locales cortaron la sequía para llegar al descanso largo 20 arriba (54-34).

Promediando el tercer episodio, el dueño de casa se complicaba. La renta se esfumaba, el rival crecía y la distancia entre ambos equipos llegaba a ser de solo cinco. Algunos ajustes de Raanana igualmente lo dejaron al frete aunque por ocho (67 a 59).

Extrañamente para lo que se vislumbraba, Hapoel llegaba con viento en la camiseta al epilogo por venir de atrás. De cualquier manera, no alcanzaba para ponerse a una posesión, siendo de siete la brecha con cinco minutos por jugar. Entrando en la definición, el 7-0 de Maccabi lo dejó a resguardo de 11 con 180 segundo restantes. El local volvió a respirar, tras poner en duda una victoria que aparentaba más sencilla. El triunfo finalmente fue para los de Raanana por 89 a 73.

Uriel Trocki terminó con una unidad, 4 asistencias y 3 rebotes en casi 14 minutos disputados.

Maccabi Raanana quedó en la décima posición de la Liga Leumit (segunda división de Israel), con ocho triunfos y doce derrotas. Su próximo encuentro será el martes cuando reciba al Hapoel Afula.