Aprovechando la aproximación de una nueva liga femenina, hablamos con su nueva Presidente, Gloria Daners, quien habló del momento actual, y lo que se quiere lograr, haciendo hincapié en una liga nacional, y llevar el básquet femenino al interior.

Para comenzar, hizo un análisis de en qué punto está el femenino, y a dónde quiere llevarlo en líneas generales: “Creo que agarro una difícil tarea, el femenino viene creciendo exponencialmente en muchos aspectos en los últimos años, en calidad, en cantidad de jugadoras, y en lo que es la difusión y visibilidad del femenino. La presidente anterior, Tamara -Rudnitzki- dejó la vara muy alta para una persona como yo que no tiene mucha experiencia en el área, entonces es un gran desafío. El objetivo claramente es seguir con este crecimiento. No retroceder en nada, sino sumar siempre e ir para arriba”.

“La idea es crecer mediante proyectos que permitan el aumento del número de jugadoras en todos los clubes, y hacer hincapié en el semillero, en formar jugadoras, que eso es algo que se está haciendo muy bien a nivel selección y de clubes en general. Hay muchos clubes abriendo escuelitas de femenino y creo que eso es un gran empuje que se dio gracias a todo el crecimiento que la presidencia anterior trajo. Hace algunos años era impensado tener una final televisada, a cancha llena y con venta de entradas. Creo que se ha valorizado mucho lo que es el producto básquetbol femenino”, continuó, en cuanto a todo lo que se ha alcanzado.

Ya más adentrada en lo que se quiere lograr, Gloria fue clara en su meta y lo que espera: “Queremos llegar al interior, para poder nuclearlos también y no tener todo centralizado en la capital. Queremos expandir todo al interior, hay algunas ligas pequeñas, pero lamentablemente es difícil captar a esas jugadoras para que entren dentro del sistema de lo que son los campeonatos de formativas femenino”.

“Estamos trabajando en eso, por lo pronto tenemos la idea de llevar algún partido interesante al interior para lograr visibilizar más el básquet femenino. Además de llevarlo, la idea es que también sea televisado para que llegue a todo el país, y todas las chicas vean a lo que se ha llegado, y lo que se puede alcanzar. Queremos que se reconozca el femenino y se vea que se le da importancia. A la larga, un gran sueño es tener una liga nacional. Tal vez con pequeños torneos regionales y luego tener uno general”, agregó.

Uno de los grandes logros de la rama fue el tener un equipo desde Mercedes, como lo es remeros. Al ser consultada sobre otras instituciones sumándose a la LFB, contestó: “Por el momento esperamos incorporar más a Remeros y que puedan participar de todo el torneo este año. También hay una realidad que es la económica, que impide los traslados y todo es muy costoso, entonces por eso el proyecto es que en algún momento tengamos ligas regionales, por poner un ejemplo, la zona norte y la zona sur y luego si hacer un interliga como postemporada. Esto sería la aspiración final pero es un proceso que necesita crecimiento y la economía para poder sostenerlo, entonces para eso primero tenemos que generar para tener un colchón que sustente una liga nacional”.

Otra de las cosas que mencionó fue el desarrollar el “semillero”. Gloria se expresó más sobre el tema, habló de lo bueno que es lograr eso, y los problemas que solucionaría: “Estuve hablando con el técnico de las selecciones femeninas –Alejandro Álvarez- que tiene una base de datos con respecto a la cantidad de niñas jugando. Si bien las generaciones más grandes muestran una limitación en cantidad de jugadoras, lo que es U12, U13, U14 son un número enorme entonces pensamos que de aquí a unos años si seguimos contagiando y difundiendo vamos a tener un pool de jugadoras interesante, que además va a solucionar el tema de ir a torneos internacionales dando una ventaja de edad porque no tenemos suficientes jugadoras”.

“Sin ir más lejos, muchas chicas en edad de jugar en torneos de formativas ya están jugando en la mayor, y eso hace que no pueda haber muchos clubes más sumándose porque gran parte de las integrantes son muy chicas para arrancar con un equipo de mayores. Eso es hoy, la idea es que cambie”, concluyó.

Otro de los indicadores del crecimiento del femenino es la cantidad de chicas en el exterior, que va en aumento. La presidente se refirió a esas jugadoras y la inyección de motivación que dan: “Es buenísimo en lo personal para ellas  porque es un premio al esfuerzo y la perseverancia. Es muy bueno porque también es un reconocimiento para los que están trabajando acá porque desde el punto de vista técnico han sido valoradas y reconocidas, así que yo creo que es una pendiente de crecimiento tanto para ellas como para todo el básquetbol femenino, ya que es un impulso e ilusión para las que están acá viéndolas”.

Para terminar, Daners dejó su idea del femenino de aquí a algunos años: “Esperamos que crezca en número y calidad, que sean más los proyectos que puedan llegar al exterior. La idea es lograr más fogueo internacional y acortar la brecha gigante que tenemos con el básquet de otros países de la región. Partimos de una base de que tenemos una diferencia abismal pero la idea es minimizarla”.