Biguá acordó el regreso de un centroamericano con pasado en la Liga, completando nuevamente su tridente de extranjeros para afrontar el Reclasificatorio.

Tras decidir los cortes de Donald Robinson y Luis Santos días atrás, los de Villa Biarritz se pusieron en busca de dos nuevos foráneos para ocupar sus lugares. En primera instancia concretaron la vuelta al país de Jaime Lloreda, después de dos temporadas en la NBP de México, faltando ahora el perimetral que reemplazará al ex Trouville.

Pasados cinco días de confirmada la llegada del pivot panameño, el Pato concreta el regreso de un coterráneo suyo. Josimar Ayarza, alero de 32 años y 2.06m de altura, nacido en Panamá City, pero formado en la universidad estadounidense de Southern Mississippi, donde realizó sus estudios terciarios y disputó dos temporadas de NCAA, alcanzando promedios de 7.7 puntos y 4.0 rebotes en 18.4 minutos de juego por encuentro.

Al finalizar su carrera universitaria, puso rumbo hacia Sportivo 9 de Julio de Argentina, donde disputó las temporadas 2011/12 y 2012/13 de la Liga Nacional Argentina, totalizando promedios de 14.7 puntos y 4.5 rebotes en 30.3 minutos de juego por cotejo. Posteriormente comenzó un recorrido por distintos equipos del continente, tales como Marinos de Venezuela, Baurú de Brasil; Caballeros de Culiacán, Jefes de Fuerza Lagunera y Fuerza Regia de México; Estudiantes de Concordia, Lanús y Atlético Echagüe de Argentina.

En medio de todo eso tuvo un breve pasaje por nuestro país durante la Liga Uruguaya 2015/16, cuando llegó para vestir la camiseta de Welcome en reemplazo de Tommie Eddie. Los de Emilio Frugoni alcanzaron los cuartos de final de la mano del “Panchi” Barrera y Ayarza, pero cayeron derrotados a mano de Hebraica Macabi, que contaba con un equipo exuberante, en el que aparecían algunas figuras como Luaciano Parodi, Michael Hicks, Leandro García Morales o Rashaum Freeman. De esa manera, el panameño se despidió de nuestro país con promedios de 17.4 puntos, 3.7 rebotes y 1.2 asistencias en 33.7 minutos de juego por noche.

Lo más reciente en su historial fue con la camiseta de Leones de Quilpué de Chile, a donde llegó para disputar la pasada Liga Sudamericana, acabando con promedios de 11.5 puntos, 5.0 rebotes y 2.0 asistencias en 34.9 minutos por juego en apenas tres partidos jugados, ya que no lograron avanzar a la siguiente fase del certamen internacional.