Real Madrid aplastó al Unicaja Málaga y se consagró campeón de la Copa del Rey. El argentino Facundo Campazzo fue la gran figura del partido.

Por la final de la 84° edición de la Copa del Rey, se enfrentaban Unicaja Málaga y Real Madrid. Los primeros llegaban a su tercera final de la competición, en donde obtuvieron el título en la temporada 2004/05, luego de vencer precisamente al conjunto merengue. Por su parte, los segundos mencionados llegaban a su definición número 49, buscando ser campeones por 28° ocasión. Los de la capital habían alzado el trofeo por última vez en la campaña 2016-17, tras derrotar al Valencia Basket. Los más laureados del certamen habían sucumbido ante su tradicional rival, el Fútbol Club Barcelona, en las dos finales más recientes.

Los malagueños tuvieron que trabajar duro para dejar por el camino al Zaragoza en los cuartos de final, siendo decisivo el parcial de 28-15 que colocaron en el tercer periodo. En semifinales, mostraron todo su arsenal ofensivo y aplastaron al MoraBanc Andorra, en lo que fue una de las palizas más grandes de la historia del torneo. Por su parte, los madrileños derrotaron en su primera presentación a la gran revelación de la Liga ACB, el Bilbao Basket y luego superaron sin ningún tipo de inconveniente al Valencia, que venía de eliminar al Barcelona, actual bicampeón.

Los dirigidos por Luis Casimiro saltaron a la cancha con Jaime Fernández, Josh Adams, Axel Toupane, Deon Thompson y el ucraniano Volodymyr Gerun. Por su parte, los comandados por Pablo Laso comenzaron con Facundo Campazzo, Jaycee Carroll, Gabriel Deck, Anthony Randolph y el caboverdiano Walter Tavares.

El encuentro disputado en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de la ciudad de Málaga, presentó un inicio netamente favorable al elenco visitante, que de la mano de un inspirado Facundo Campazzo, anotando y asistiendo a sus compañeros, conseguía abrir una prematura ventaja de once unidades (10-21). El conjunto locatario tenían serios problemas en defensa, mientras que en el otro costado del rectángulo dependía en exceso de lo que pudiera realizar Jaime Fernández. En el segundo cuarto se pudo observar un trámite mucho más equilibrado, en donde ambas entrenadores le dieron participación a los jugadores de la segunda unidad. Los merengues encontraban soluciones desde el banco de suplentes por intermedio de Rudy Fernández y Trey Thompkins. Por su parte, los verdolagas mejoraban considerablemente su rendimiento ofensivo con los ingresos de Dario Brizuela y Adam Waczynski. Los primeros 20 minutos de juego se fueron con la visita al frente en cifras de 43 a 28.

En el arranque del complemento, los actuales campeones de la Liga ACB volvieron a dejar en evidencia las diferencias existentes entre un equipo y otro. Un par de bombas de Jaycee Carroll, más lo que continuaba haciendo Campazzo en la generación de juego, hacían que los de la capital sacaran una renta de 25 puntos (40-65). El último cuarto estuvo absolutamente de sobra y sirvió únicamente para terminar de decorar el resultado final de un partido que desde el salto inicial tuvo un dueño. Finalmente, Real Madrid venció al Unicaja Málaga por 95 a 68 y de esa manera se consagró campeón de la Copa del Rey por 28° vez en su historia.

En el ganador, Jaycee Carroll encestó 20 puntos y atrapó 4 rebotes, bien secundado por el MVP del torneo, el argentino Facundo Campazzo, que aportó 13 tantos y 13 asistencias, para una valoración de 29. Por el lado del perdedor, Dario Brizuela terminó como goleador con 22 unidades.

Foto: lavoz.com.ar