Dwayne Davis vuelve a Aguada para buscar la reclasificación y luego intentar repetir el título de la Liga Uruguaya.

La primera movida fue el retorno de Al Thornton, quien ya debutó y lo hizo de excelente manera ante Biguá. Ahora, el rojiverde trae otro de los foráneos que jugaron la última LUB y quien era pieza clave en el equipo hasta su lesión en la primera final ante Malvín.

Davis promedió 18.4 puntos, 4.8 rebotes y 3.3 asistencias en 29 minutos por noche en la Liga 2018/19, teniendo sin dudas sus mejores actuaciones en los playoffs, donde fue figura prácticamente en todos los partidos del aguatero.

Tras recuperarse volvió a Instituto de Córdoba, donde a pesar de su muy buen rendimiento terminó siendo cortado el mes pasado. En declaraciones a Básquet Plus, el dirigente Juan Cavagliatto explicó: “Hace tiempo que venía con un problema personal en Estados Unidos, que lo tenía preocupado y estaba como la cabeza en otro lado, lo echaron varias veces, reaccionó contra los árbitros”.

Por su parte el DT Sepo Ginóbili se refirió a lo mismo: Es un gran jugador y con excelentes números, pero tenía problemas personales en Estados Unidos, de familia, y era insostenible. Tenía un enfrentamiento con los árbitros, y era difícil mantenerlo en calma en la cancha. Muchos partidos de esos nos quedamos sin él, era inestable”.

El conocimiento del jugador por parte de dirigentes y compañeros seguramente sea un punto a favor del extranjero, que igualmente deberá adaptarse a jugar junto con García Morales y dentro del esquema que de a poco va implantando Adrián Capelli.