Luego de la victoria como visitante frente a Trouville, Manuel Romero dejó sus sensaciones sobre lo vivido en cancha, el balance de la Liga hasta acá y también aquello que está por venir.

En cuanto a la trabajosa victoria en la calle Chucarro, el base comentó que: “El primer objetivo era llevarnos el punto. El segundo era hacerlo por más de cinco tantos, para tener la localía en la Liguilla. Empezamos bien pero antes del entretiempo nos fuimos un poco del plan de juego. Por suerte pudimos volver y lo ganamos bien. Lástima que se nos escapó la diferencia en el final”.

Para Romero no era un encuentro más, por tener enfrente al rojo de Pocitos. En ese sentido manifestó que: “Siempre quiero demostrar porque es mi club. La forma de respetarlo es dando el máximo cuando nos toca enfrentarnos”.

A cerca de la situación económica y las medidas tomadas en el partido anterior, “el galleguito” expresó lo siguiente: “Pudimos resolver los inconvenientes, gracias a la gran disposición de toda la directiva. Contento de la respuesta que nos dio el club, para poder volver a enfocarnos ya en los playoffs. Contra Sayago las circunstancias no eran las normales y nos ganaron en buena ley. Hoy sabíamos que era clave para poder revertir la imagen y encarar lo que viene de otra manera”.

Sobre el aporte de los extranjeros y los trascendidos del posible corte de Space, Romero expresó: “Morrison y Passos son fundamentales para nosotros. Sin ellos en cancha nos faltan 30 puntos e igual número de rebotes, además de todo lo que aportan. Se notó su ausencia contra Sayago, es una tranquilidad tenerlos en cancha y que estén metidos en el equipo. En cuanto a lo de Space lo manejamos con tranquilidad. Lo hablamos con el cuerpo técnico sabiendo que contábamos con él y nos dio una mano importante”.

Los presentes en Chucarro vieron uno de los mejores partidos de Cabezas. Del base español dijo que: “Es fundamental contar con sus minutos de calidad. Defendió muy duro y adelante puso bombas claves. Lo vamos a necesitar mucho para lo que se viene”.

Justamente, de la continuidad del torneo y los 17 días sin jugar, el número 13 fue muy claro: “Es un baldazo de agua fría el parate. Vamos a entrenar al máximo para llegar a la definición de la mejor manera. Venimos en un lindo momento y sería ideal seguir compitiendo. Por otro lado, los recesos anteriores también los aprovechamos para recuperarnos físicamente”.