Luego de la primera victoria de su equipo en el 2020, Héctor Da Prá se tomó unos minutos para dialogar con Básquet Total.

Sobre la larga racha sin victorias que cortó Urunday con el triunfo ante Aguada, comentó: “Fue complicado entrenar en esos 50 días sin ganar, pero nosotros sabíamos que no estábamos lejos de los rivales. Habíamos tenido déficits defensivos que creímos haber solucionado con la traída de un jugador que no nos arregló la defensa. Decidimos hacer el corte hoy, esperar el regreso de (Tyrone) Lee el martes que viene, jugar con nuestros jugadores y aumentar la transición de la banca. Eso fue muy importante. Tengo que ser muy agradecido a los jugadores que no habían jugado muchos minutos, hoy lo hicieron muy bien y me demostraron que pueden jugar. La autocrítica que hice fue que yo no rotaba demasiado y no tenía la frescura que necesitaba”.

También habló de los cambios que realizó para llevarse el punto: “Defensivamente fuimos más intensos. Veníamos dando muchas ventajas, los otros equipos en los postes altos nos anotaban fácilmente, hoy logramos detener a (Lee) Roberts que es un gran jugador, disminuimos mucho a (Robert) Battle que es otro gran jugador, y creo que ahí estuvo la clave. También influyó mucho la comunión del equipo, la idea de ser un equipo defensivo lo más parejo posible y lo más combativo posible. En estos partidos hay que jugar pero también hacer las cosas bien”.

Al ser consultado sobre la interna del grupo durante la mala racha, dijo: “No sé cómo será para los demás, para mí fue muy buena. Estoy muy feliz de estar con este grupo. Evidentemente la tristeza siempre se siente cuando perdés, la tenía yo y disimulaba, la tenían ellos y la disimulaban, pero vinieron todos los días a trabajar de la misma forma. Yo creo que hay que venir a trabajar con una sonrisa, y eso fue lo que hicimos”.

Sobre si su continuidad estuvo en juego por la sucesión de derrotas, comentó: “Nunca me enteré que estuviera en juego mi puesto, yo lo que sé es que tengo un contrato de cuatro años con el club, siempre me hicieron sentir que lo iban a respetar. Yo creo que no había motivos reales, por más que los resultados no eran buenos, como para hacer un cambio. Pero yo se los dije siempre, el contrato mío con Urunday es de palabra y el día que ellos decidan que es mejor para Urunday que yo me vaya, me iré sin decir una sola palabra. Eso está muy claro entre nosotros, mientras tanto yo voy a pelear”. 

A la hora de hablar de la situación de Tyrone Lee, dijo que: “Nunca estuvo en mi cabeza cambiarlo. La idea era que el aceptara volver con una disminución de su salario. El asunto estaba en la cancha de él, pero nosotros nunca dudamos que tenía que volver. Pero era una razón económica, el club lo entendió y el martes que viene ya estará de vuelta”.

Por último, habló sobre la posibilidad de meterse entre los seis equipos de la Liguilla: “Nos quedan cinco partidos y tenemos que ganarlos todos. Si es para clasificar, perfecto. Si es para estar abajo, con la mayor cantidad de puntos posibles. Acá hay que ser inteligentes: hoy le sacamos dos puntos a Aguada, conseguimos una victoria importante que nos hace sentir mucho mejor y estamos bien. Estamos felices, vamos a disfrutar este momento y después a pensar en el viernes”.