Este 8 de febrero partirá hacia China una delegación con 20 jugadoras para entrenar, y prepararse para los torneos internacionales que se avecinan

La gira durará 40 días en los que las chicas  entrenarán juntas con el fin de perfeccionar habilidades, así como desarrollar un mejor estilo de juego. También existe la posibilidad de enfrentar a universidades de dicho país, pero el objetivo primordial es fortalecerse como jugadoras y equipo al tener este tiempo en el que solamente se enfocaran en eso.

El año pasado, rondando las mismas fechas Uruguay llevó a cabo un viaje similar, y en esta oportunidad lo hará con un plantel formado por las generaciones U21 y U17. Salvo Carolina Curbelo, el resto de las chicas tendrá esta experiencia en el país oriental por primera vez. La delegación está conformada por Aldana Gayoso, Lucía Schiavo, Josefina Rivera, Camila Panetta, Giannina Tiscornia, Marcela Gutierrez, Lucía Auza, Sabrina Molina, Agustina Aceredo, Ailen Sosa, Zoé Castro, Daiana Cartró, Joaquina Gregorio, Selena Medrick, Carolina Curbelo, Chiara Vico, Carmela Fontes, Aldana Barragán, Martina Mariño y Sofía Herrera.

A poco tiempo del viaje, nos dimos el privilegio de charlar con algunas de las chicas que tendrán esta experiencia por primera vez, y están expectantes:

  • Lucía Schiavo (Gen. 1998, Defensor Sp):Espero aprovechar esta experiencia que se nos está dando de ir a un lugar a entrenar como profesionales, estar un mes y medio enfocadas solamente en el básquet. La idea es mejorar en lo individual y a su vez en lo colectivo pensando en este viaje como preparación para la preselección mayor. Compartir tanto con las compañeras creo que también ayuda  a estar todas enfocadas y espero poder disfrutar de eso también”, dijo sobre las expectativas que lleva, y el deseo de aprovechar esta oportunidad. Al igual que sus compañeras, también comentó sobre la diferencia generacional, y cómo eso puede beneficiarlas: “Me parece que va a ser un lindo intercambio, creo que hay aspectos que las más grandes les podemos transmitir a las compañeras de generaciones más pequeñas. Todas, tanto chicas como grandes tenemos torneos internacionales este año y vamos a aprovechar al máximo de esta experiencia para prepararnos y seguir mejorando”.
  • Ailen Sosa (Gen. 2000, Malvín): “Espero poder aprovechar al máximo esta experiencia: Aprender, conocer y tratar de mejorar en lo personal y grupal”, dijo la perimetral playera, que continuó hablando de la experiencia que tendrán como equipo, y manifestó: “Esto  nos ayuda más que nada en la unión del grupo, para conocernos más, tanto dentro como fuera de la cancha”.
  • Josefina Rivera (Gen. 1998, Defensor Sp): En cuánto al viaje y la experiencia, la jugadora fusionada afirmó: “Ayuda muchísimo a nivel colectivo y personal. Pasar 40 días juntas seguramente genere lazos más fuertes entre todas,  y aunque capaz no compartamos la misma categoría ahora, en un futuro puede pasar. Individualmente me va a ayudar porque todos estos días de entrenamiento intenso generan habitos propios de un nivel profesional que todavía no tenemos implementado”. A su vez, también se enfocó en las más jovenes, y en el impacto que esto puede generar en el futuro: “A este viaje van varias chicas generación 2005 que si bien ya integran selecciones, siguen siendo bastante chicas. Una experiencia de estas les va a hacer cambiar la cabeza en muchos aspectos y eso es fundamental para que las selecciones futuras sean cada vez más competitivas”.