En un partido inesperado Capitol con un hermoso arranque de Matías Lado le pasó por arriba a Sayago y está más vivo que nunca.

Resumen del partido

Con más errores que certezas transcurrieron los primeros minutos, aunque con una visita claramente mejor. Defendió de tal forma que no dejó tirar cómodo a su rival y en ataque gozó de los buenos porcentajes de Lado y Thomas desde los 6.75 para abrir 11 de renta en un abrir y cerrar de ojos. El minuto de Diaz de nada sirvió, ya que en su ritmo los de la calle Hermanos Gil siguieron abriendo la brecha, llegando a 17 de máxima, que quedó en 27-13 a su favor al finalizar el primer chico.

El segundo cuarto fue más parecido a lo que todos fuimos a ver: Una doma. Tras dos minutos y medio sin encestar, el rojo rompió el hielo, al menos en el marcador porque en cancha fue lo único que hizo. Barriola y Davaunta propinaron un 12-0 letal para florearse en cancha. Es difícil describir lo que era el partido en ese momento. Siendo sinceros Capitol no estaba jugando, simplemente tiró al aro porque se les dio la oportunidad y anotaron, como en cualquier entrenamiento, casi sin rival. De esta forma se fueron al vestuario con un aplastante 48-23 a favor.

El complemento sobró en todo sentido. Los de Diego Cal siguieron dominando y aumentando la brecha, llegando ésta a ser de 30,  sin respuesta en frente. De la mano de alguna que otra defensa, Sayago se puso a 19 y en el Roberto Moro se festejó como si el cotejo estuviera igualado. De ahí, se llegó al punto en el que la gente se quejaba de que los árbitros no dejaban correr el reloj. Lo mejor y más inteligente de la noche fue una falta de Matías Lado restando dos minutos para que los pibes entraran a jugar, y el score final se maquillara un poco. 86-72 para que los del Prado estén más que nunca del lado de la LUB.

UNO x UNO

SAYAGO

Silvarrey (2): Muy mala decisión de tiro y en general. En defensa casi nada. Fernández (3): Tuvo función defensiva, pero muy pobre. Fue de los pocos que mostró un poco de actitud. Briggs (1): ¿Jugó? Martín Jr (0): Puntos con el partido liquidado. Nefasto todo lo demás: Selección de tiro, defensa y lo que se les ocurra. Talbot (4): Estuvo perdido en cancha. Incidió mucho el que a sus compañeros no se les ocurriera meter la pelota abajo, y solo tiraran apenas llegaban a campo rival. Dogliotti (2): Poco y nada. Arrillaga (5): El único héroe en este lío. Bonet (3): Tuvo el ánimo y la intención. Le faltó gol. Verrone (2): Otro de flojísima noche. De León, Silva, Martinis (-): Minutos en cancha, pero irónicamente de lo mejorcito. Díaz (2): No le encontró la vuelta, estuvo falto de ideas. En la noche más importante su equipo no le respondió.

CAPITOL

Lado (8): Los números no dirán que fue tan importante, pero sus goles y orden fueron en el momento más importante. Clave. Trelles (6): Siempre rinde. Cumplió. Thomas (9): Una bestia en defensa y ataque. Hace todo bien. Si dejara de preocuparse por la tribuna rival y se enfocara en jugar sería fatal para cualquiera que lo enfrente. Cáceres (6): Buen partido. Harrison (7): Un interno con cualidades de perimetral. Simplemente hermoso, Paul. Barriola (7): Entró, cumplió y dejó todo. Sigue yendo de menos a más en este Capitol. Wenzel (4): No jugó demasiado, pero aún así fue el más flojo. Alvarez (5): Ni fu, ni fa. Puede rendir más. Massoni, Casal, Bosca, Pereira (-): Minutos con el juego liquidado. Cal (7): Planeó bien y ejecutó mejor. Partido de minutos.

EL VAR

Adrián Vázquez, Enrique Ferreira, Martín Pedreira (6): Aceptable. Entraron en acción para que el juego no se fuera de las manos… o a las manos.

_______________________

Lo destacado

¿Qué podemos decir de este equipo? Era su final, era ese pasito más para estar más vivo que nunca en la Liga Uruguaya. ¿Partido importante? Si. ¿Nervios? Jamás. Salió cuál aplanadora y le bajó la persiana al juego desde el vamos. Actitud, buenos porcentajes y balance. ¡Qué hermoso está el Capi!

Lo distinto

Ante semejante catástrofe en el Roberto Moro, la que se merece llevar los aplausos y al menos reconocimiento es la gente del rojo que bien o mal alentó, estando 30 puntos abajo y con un pie en el metro. En su regreso a casa la hinchada acompañó y quiso demostrar que siempre va a estar.