Goes venció a Aguada en el clásico con otro partido para encuadrar de Fernando Martínez. 

Resumen del partido

Noche de clásico con un Palacio Peñarol cargado de público que alentó y dio aún más calor a una noche bastante pesada en cuanto a temperatura. El arranque fue todo pintado de rojo y verde, con Bavosi generando para todo el equipo -especialmente Roberts- y García Morales descargando para tiros abiertos aprovechando una defensa muy pendiente de él. La reacción misionera vino de la inteligencia del Enano Martínez para poner en juego a Edo y un notorio aumento de su intensidad defensiva que le permitió dar vuelta las acciones y llegar al primer descanso ganando 21-18. El segundo cuarto tuvo la figura descomunal del 44 misionero que puso bombazos y cada vez que jugó uno contra uno llegó cerca del aro para definir o dejar solo a un compañero. Los de Capelli no encontraron su juego, Leandro fue doblado constantemente y el goleo dependió de Roberts o algún tiro de Fells. Si bien Goes llegó a tener ocho de renta, un doble de Pereiras sobre el final dejó el electrónico 42-36 de cara al descanso largo.

La calidad de juego bajó considerablemente, las defensas le ganaron a los ataques con destaque para Aguilera sobre Garcia Morales y del otro lado Pereiras haciendo lo propio sobre Martínez. Fells asumió y recortó ventajas pero del otro lado cayeron triples de Wohlwend y el Enano, y con un intercambio de bandejas de Pereiras y el Pulpo el juego llegó con Goes 56-48 arriba al período final. Un doble del 11 rojiverde abrió su cuenta personal y con 11 puntos de la Bestia los de Capelli se pusieron a un punto promediando el último cuarto, pero una vez más apareció el Enano en todo su esplendor para que los del Colo Reig abran seis unidades a falta de un par de minutos. Si bien una pérdida y posterior antideportivo del Patita Pereira pusieron en riesgo al misionero, la efectividad desde la línea del libre de Mosley sentenció el juego, triunfo festejadísimo de Goes, 77-73.

UNO x UNO

GOES

Martínez (10): Destacadísimo. Mosley (4): Poquitititito, pero metió 5 libres en el cierre. Aguilera (6): Durante tres cuartos su defensa fue espectacular, faltó del otro lado. Gaines (3): Otro que está lejos de lo que su equipo precisa. Edo (7): No sé qué idioma habla Karachi, pero el Enano lo aprendió y lo hace jugar y rendir. Wohlwend (6): Una bomba vital y la lectura de por dónde pasaba la cosa. Le gustan los clásicos y se nota. Pereira (4): Buena defensa en el 1T, la pérdida y antideportiva le bajan un punto. Borsellino (5): A su habitual pico y pala, sumó martillo, destornillador, alicate y lo que fuera necesario. Dejó todo. Reig (7): Planificó una notable defensa a LGM y eligió a quiénes dejar tirar. Le salió bien durante 30 minutos y fue suficiente.

AGUADA

Bavosi (4): Un buen inicio que no pudo sostener. Extrañó el tiro exterior. García Morales (5): Llegó para el último cuarto y casi lo gana. Fells (6): Racherísimo, pero hizo que el partido no se fuera en el 3C. Izaguirre (2): Como sus puntos. Muy poco. Roberts (7): De lo más claro, sacó ventaja jugando posteado. Si de sus descargas saliera algo… Sarni (4): Pocos minutos, defensa y poco más. Pereiras (4): Se ganó sus minutos defendiendo al Enano en el 2T. Su 0/8 en triples le pasó factura. Battle (1): Esta batalla fue perdida… Capelli (4): Le costó generar cuando le anularon a Leandro, dependió de alguna individualidad. Acertó con ajustes defensivos.

EL VAR

Richard Pereira, Gastón Rodríguez, Diego Gómez (5): Si bien hubo algunos errores en el 3C, en el cierre los pitazos fueron los correctos. 

_______________________

Lo destacado

Absolutamente imposible e inevitable que esta sección no esté dedicada al Enano más amado de la Plaza de las Misiones. Empezó el juego con clase y lo cerró con jerarquía, dando clases de básquetbol cada vez que tomó contacto con el balón. Pero si una imagen vale más que mil palabras, este encuentro de Dioses con García Morales felicitando al Enano mientras era ovacionado por sus hinchas, es absolutamente todo lo que está bien.

Lo distinto

La pasión del hincha no sabe de favoritos, bajas ni presupuestos. Se trata de confiar y alentar, pase lo que pase. Y en eso el público misionero siempre está, al firme. Mucho color, mucha garganta y un duelo constante con el clásico rival. Hoy tocó festejar, y nadie quería irse del Palacio. Esta alegría va a durar bastante en Plaza de las Misiones, y vaya si merecen disfrutarla…