La temporada de la LBM se cerró con la consagración de Domingo Savio, quien dio vuelta la serie ante Dardorland Palermo.

El sábado se dio la tercera cita en 25 de Agosto, en donde el albirrojo, llegó sin la presencia de su goleador, Andrés Rodríguez, al coincidir con las final de la DTA que disputó su Urupan. Sin embargo, esto poco le importó al Savio, que venció por 57-49, para alzar el trofeo que consiguió hace un par de temporadas, previo a su descenso.

La mano de Fabricio Badaracco marcó la diferencia en el arranque a favor del palermitano. Fafa se encontró con cuatro triples, pero en contrapartida, tras minuto de tiempo aparecieron Felipe Lewis y Mauricio Matoso, para que el primer cuarto finalizara 15-10.

Del banco ingresaron Diego González y Nicolás Villafán, claves para hacer desaparecer el déficit. La buena defensa sobre Badaracco forzó a José Márquez a buscar soluciones en el banco, y fue allí, donde Andrés Muiños cortó con la sequía goleadora de los suyos. Ignacio Mendía se sumó al goleo y con un triple suyo, el Dardo entró 26-25 al entretiempo.

 Tras un pobre 7-7 en el tercer cuarto, ambos equipos entraron al definitivo con diferencia de 1 a favor de Dardorland. Nuevamente Badaracco se hizo acredor de un triple que puso al de Palermo muy cerca del sueño. Los puntos en la pintura mantuvieron la diferencia, pero el Savio tomó el mando del partido con triples de Marcio Matoso y Felipe Lewis. Gastón Poloni puso una bomba que acercó al palermitano, pero Mauricio Matoso con libres mantuvo arriba a los Savios. El trabajo de Manuel Tomé para asegurar cada rebote fue importante, y además, colocó un 2+1 ante una hundida de Mendía que liquidó el partido.

De esta forma Domingo Savio volvió a la “A” nuevamente con título, con un récord de 13-4, en un torneo en el que revirtió dos series de playoffs.