Con el duelo ante Franca a la vuelta de la esquina Aguada optó por un refuerzo nacional para ir por la clasificación.

El mismo es Emilio Taboada, quien luego de su fugaz pasaje por Bucaros de Bucaramanga y de una lesión que lo tuvo al margen deberá cumplir con la siempre difícil tarea de sustituir a Leandro García Morales, quien por lesión no estará, en lo que será un juego de vida o muerte para Aguada. 

No es la primera vez que Emilio es llamado a participar con el elenco rojiverde en torneos internacionales, ya que esto mismo sucedió en una pasada Liga de las Américas. Además de la ya conocida historia familiar que se dio la temporada pasada, ya que Leandro, su hermano, fue campeón con el aguatero.

Como dijimos, lo último del oriundo de Yale fue en el basquetbol colombiano, mientras que en nuestro medio fue con la casaca de Urunday, a la que defendió por 132 juegos y promedió 19.4 puntos, 4.9 rebotes y 4.3 asistencias.

Si bien viene de una larga inactividad la calidad de Emilio es indudable, pudiéndo ser la clave necesaria para la calsificación aguatera.