La NBA dio inicio a un proyecto junto a un equipo mexicano, que tiene como meta alcanzar a transformarse en una franquicia más dentro de la liga.

Anoche, en la previa de las ya tradicionales jornadas de NBA disputadas en el Arena México D.F, el comisionado de la liga, Adam Silver, junto a las autoridades del básquetbol azteca, confirmó la participación de Capitanes de Ciudad de México en la temporada 2020/21 de la G-League (Liga de desarrollo de la NBA).

Desde 2014, cuando Silver asumió el cargo como sucesor de David Stern, es sabido su interés de modificar ciertas normativas para revolucionar la liga, entre ellas está el proyecto de ampliación, que consiste en insertar nuevos equipos a la asociación, para que se transformen en franquicias y compitan como un equipo más dentro de la competición estadounidense.

Generalmente, cuando se habla de este proyecto, se piensa en poner equipos dentro de ciudades como San Diego, Seattle, Las Vegas o Kansas, entre otros, pero también es cierto que des hace ya un par de años se coquetea con la chance de expandir sus horizontes hacia México, tal como se hizo con Canadá en 1995, año en el que Toronto Raptors y Vancouver Grizzlies se unieron a la liga.

Capitanes de Ciudad de México es un equipo relativamente nuevo, fundado en 2016 e integrado a la Liga Nacional mexicana en la temporada 2017/18, alcanzando las finales de la competencia en sus dos años de participación, quedándose con el sub-campeonato en ambas oportunidades.

De esta manera, el elenco azteca se acerca un poco más a la NBA, ya que tal como confirmó el comisionado anoche, este será el comienzo de un proyecto a largo plazo, por lo que en principio estarán al menos cinco años en la G-League, oficiando como locales en el Gimnasio Juan de la Barrera, ubicado en Ciudad de México, con capacidad para más de cinco mil personas. Sin embargo, seguirá funcionando como club deportivo, al menos por ahora, ya que no pasará a ser una franquicia de la noche a la mañana.

Así comenzará el proyecto de la NBA con Capitanes de México, teniendo la conjunta meta de llegar a unirse a la liga dentro de algunos años, y si todo sale bien, poder tener un equipo más ubicado fuera de Estados Unidos, en el país con mayor mercado para la NBA de toda Latinoamérica, que en caso de necesitarse cuenta con un gran estadio con capacidad para dieciséis mil personas como el Arena México D.F.

México y Latinoamérica celebran, mientras que se avecinan cambios radicales en la mejor liga del mundo, con un comisionado que quiere revolucionar su historia.