Con los foráneos en buena forma Defensor Sporting aprovechó la baja de Lee para imponerse a Urunday Universitario.

Resumen del partido

En el arranque a Sporting le costaba arrimarse al aro estudioso. El trabajo de Zubiaurre subiendo la bola y la falta de rigor defensivo permitía que Delgado y Feeley conectaran desde los 6.75, para sacar 10 de renta (14 a 4). La salida de Dotti comprometido tempranamente con dos faltas personales, propició la entrada de Acosta. Johnson y Medina tuvieron chispazos, pero la mejoría de Defensor atrás con Pereyra dio resultados. De Groat fue más vertical, aunque con suerte dispar en sus intentos. La estrategia de atacar a los extranjeros rivales le daba réditos a Da Prá que se llevaba cinco de aire del primer cuarto. Los mejores minutos de Shaq hicieron que Da Costa saltara a la cancha. Jugando al medio foul (como dirían los más grandes) el número 23 se le encimó al estadounidense tanto que cometió cuatro casi consecutivas. Con un quinteto más defensivo, Bastón cortó líneas de pase y se metió en el circuito de juego para habilitar a Dawson también. Con esos ajustes, los de Ponce igualaban y pasaban promediando el periodo. Feeley buscaba postearse, bien leído por Álvarez que corría para habilitarlo. Las cortinas de Delgado eran aprovechadas por Johnson que seguía sacando ventajas especialmente en el perímetro. Momentos de Sosa y Dawson, hicieron que Defensor llegara arriba por mínima al descanso largo (35 a 34).

Los del Prado arrancaban fluidos adelante, con Medina conduciendo para habilitar a sus compañeros. Dotti llevaba a Johnson al embudo donde lo esperaba la ayuda del centro, frustrándolo en ocasiones. El toro Dawson se agigantaba en ambos costados, beneficiado por el manejo de García con sus toques de distinción. El odontólogo se veía obligado a frenar el 16-11 que le daba cinco a su rival con un tiempo muerto. El trámite abierto, parecía favorecer a la visita por estar más certero de triple con Johnson, Feeley y Zubiaurre. Ambos entrenadores buscaban mayor contención con los cambios. Pese a que Urunday se arrimó, Sosa y Dawson estuvieron a la altura para mantener el margen de cinco (65-60) de cara al último. Seis tantos al hilo de Sosa, lo encendieron definitivamente. En ese momento el fusionado de Punta Carretas tomó ocho de renta forzando a que el entrenador rival pidiera tregua. Lo que no sabía es que luego de eso, Isaac seguiría en la misma sintonía. Con el puertorriqueño en modo asesino, los espacios se multiplicaron para García y Dawson también. Por el contrario, Ponce seguía insistiendo en las defensas de Medina y el 22 contrario. Precisamente Shaquille y Feeley intentaron goles rápidos en busca de una reacción que no llegó. La máxima de 18 fue demasiado para el estudioso y Defensor se quedó con el triunfo por 97 a 80.

UNO x UNO

DEFENSOR SPORTING

García (6): Incómodo en el comienzo, predominó cuando tuvo espacios. Generalmente su mejor momento coincide con el del equipo. Dotti (4): Entreverado con las faltas y Johnson. Se mantuvo enfocado para ser factor desde la defensa. Sosa (9): De menor a mayor. Cuando se prende fuego es capaz de incendiar hasta el Río de la Plata. No sorprendería que la siga metiendo a esta hora en Frugoni. De Groat (6): Importante en ofensiva en el primer tiempo. Perdió minutos con Bastón y vio el espectáculo de los otros extranjeros desde el banco. Dawson (8): Se afianzó para ser imparable. Además de los rebotes, es inteligente para moverse en busca de los espacios. Cuando fluye el juego, el equipo lo encuentra. Acosta (6): Buen ingreso en el que se bancó a Shaquille. Condujo con la claridad que sus compañeros no habían tenido. Bastón (7): Le dio toda la actitud atrás que De Groat no tiene. Además puso sus puntos y robó bolas importantes. Pereyra (4): Entró metido en su rol defensivo, cumpliendo en buena forma. Da Costa (3): Difícil de calificar. Cuatro faltas en igual número de minutos no es buen indicador. Por otro lado, hizo su parte en desgastar a la figura del adversario. Ottonello (-): Segundo en cancha. Ponce (7): Tuvo variantes que cambiaron. Siempre haciendo hincapié en disminuir las virtudes del rival, logró que los suyos destrabaran el juego desde ahí.

URUNDAY UNIVERSITARIO

Zubiaurre (4): Bastante ordenado en el traslado, pudo haber disputado más minutos. Medina (4): Sin los porcentajes que suele tener. De cualquier manera, cuando estaba mejor fue reemplazado. Johnson (8): El que tiró del carro pese a la ausencia de Lee. En algún momento se frustró de tantos brazos que lo rodeaban.  Feeley (7): Importante aporte que disminuyó contra Bastón. Siguió metiendo hasta el final. Delgado (6): Dio el paso al frente asumiendo la titularidad. Contribuyó en todos los rubros, pese a terminar perdiendo con Dawson. Álvarez (5): Con energía para correr y marcar. Le faltó suerte/efectividad cuando tomó tiros cómodos.  Miller (4): Entró correcto en la rotación para darle aire a los internos.  Suarez (4): Podría haber sido variante para contener los 62 puntos de Defensor en el segundo tiempo.  Morena (-): Pocos minutos disputados. Da Prá (3): Cortó un buen momento de Medina probablemente por privilegiar la defensa. Usó a Zubiaurre menos de lo que merecía. El medio vaso lleno es que fue competitivo con un yankee menos (salvo en los 6 finales).

EL VAR

Richard Pereira, Joaquín Silvera y Martín Rial (3): La terna tuvo varios errores u omisiones en acciones que parecieron muy evidentes. Afortunadamente para ellos, el partido se abrió y no terminaron incidiendo en el resultado.

_______________________

Lo destacado

Qué difícil se me hace que no sea Sosa el destaque diría Lerner. Sucede que con el escolta entonado es complejo que su equipo pierda. Terminó con 28 puntos y asumiendo protagonismo especialmente en la segunda mitad. El otro que fue importantísimo especialmente cuando las papas quemaban, fue Dawson. Tampoco es novedad tenerlo por esta sección, pero Eric se lo tiene bien merecido el reconocimiento compartido. Las 15 unidades obviamente son importantes, más aún los 19 rebotes con los que se hizo amo y señor de la pintura. Siguiendo con el compositor argentino, el pivot canta Todo a pulmón y vaya si contagia.

Lo distinto

Que los niños jueguen en los tiempos muertos de nuestro basket ya es una costumbre que no sorprende a nadie. Caen con su pelota y cuando vuelven los grandes ellos se retiran. Algunos incluso se visten con los colores de su equipo para hacer más real el sueño. Esta vez hubo uno que la rompió (y no como Joyner). Este chiquito quería tirar y no tenía pelota. Lejos de quedarse con las ganas fue a las autoridades a pedirle lo que le correspondía. La buena onda de los jueces permitió que el número 10 estudioso embocara con la naranja oficial del encuentro de fondo. Un verdadero crack en el Parque Rodó.