Bohemios derrotó a Defensor y se consagró campeón del torneo femenino U19 por cuarto año consecutivo, algo que se le está haciendo costumbre.

Con un excelente marco de público en Jaime Zudañez arrancó la segunda final. Por parte de las dueñas de casa el quinteto inicial fue Camila Panetta, Catalina Quintana, Aldana Gayoso, Lucía Auza y Marcela Gutiérrez. Mientras que las dirigidas por Segovia hicieron lo propio con Florencia Niski, Josefina Zeballos, Chiara Vico, Victoria Cantero y Carolina Curbelo.

Con más incertidumbres que certezas transcurrieron los primeros minutos. Marcas personales muy ajustadas en ambos bandos provocaron que fuera difícil convertir, o bien lo hicieran desde la línea de libres. Ganando algún rebote ofensivo y corriendo la cancha la visita logró romper con la paridad e irse seis puntos arriba, para comandar en un juego que venía siendo de baja producción. Pese a que las fusionadas se arrimaron gracias a tiros individuales, la diferencia volvió a ser la misma y cerraron el primer cuarto 17-11 abajo.

El modo de juego siguió siendo el mismo para las de Pocitos, que llegaron a abrir una máxima de 12 puntos, ante un conjunto violeta que tuvo pocas ideas de juego, ya sea en transición rápida o ataques estacionados. El ingreso de Lucía Auza le cambió totalmente la cara el equipo dirigido por Gino Alderete, que empezó a cargar más en la pintura. Con Marcela Gutiérrez como segunda ayuda en el poste, la distancia se acortó y pudieron irse al descanso largo perdiendo tan solo por 32-27.

En el complemento la reacción local se terminó de concretar, esta vez con base en una defensa extendida que impidió recibir puntos con facilidad. Buenos minutos en cancha de Gianina Tiscornia dejaron el score en tablas y cambiaron rotundamente el juego, que fue contrario a cómo se venía presentando. Del orden pasaron a correr de un lado al otro, casi como en una doma. En este contexto no se lograron sacar grandes diferencias y se fueron al chico final con Bohemios al frente por mínima, 45-44.

Se siguieron intercambiando puntos y también el liderazgo del tanteador durante una buena parte del último período, guardando las emociones para el ocaso del encuentro. Aldana Gayoso apareció con conversiones desde más allá de los 6.75 para abrir seis puntos de renta para el fusionado. Todo fue una locura a partir de ahí, ambos equipos se apuraron sin poder restar diferencias, o aumentar la máxima. En este dinámico momento en el que se encontraba el juego, la dupla Florencia Niski – Josefina Zeballos fue la responsable de responder y empatar el partido en 61, a falta de un minuto para el final. Allí Niski fue víctima de infracción y desde la línea no falló. Todo apuntaba a que Defensor tendría la última pero la ejecutó muy mal. Apenas lograron poner el balón en cancha, Florencia nuevamente la robó y puso dos libres más para despertar el “dale campeón” de la tribuna. Con otro tiro individual, Zeballos sentenció el triunfo marrón por 66-61, y cuarto campeonato U19 al hilo para las de Pocitos.

La goleadora en el elenco ganador fue Florencia Niski con 20 puntos, bien secundada por Josefina Zeballos con 19. Milagros Rivero aportó 9 unidades. En las de Punta Carretas las máximas anotadoras fueron Aldana Gayoso y Lucía Auza con 14 puntos cada una. Con 13 unidades cerró Gianina Tiscornia.

 

Nota con Milagros Rivero: “Jugar con este equipo se disfruta mucho”.

Sobre volver a conseguir el título con la camiseta de Bohemios dijo: “Sabíamos que era el último tirón del año, había que dejar todo para terminar de una vez, porque estábamos todas re cansadas ya, creo que fue un año de mucho esfuerzo por parte de todo el plantel, desde las que se fueron al Sudamericano hasta las que nos quedamos entrenando acá, y por suerte ahora toca festejar y descansar para intentar repetir el año que viene”.

También se refirió a la clave para llevarse el partido y las finales de esta manera: “Fue importante tomar las referencias de sus tiradoras, porque empezaron a meter, en la primer final no habían metido, y era algo que nos podía complicar. Entonces había que ajustar ahí, porque era la forma que ellas más buscaban para anotar. Teníamos que jugar desde la defensa, siempre nuestra fórmula es defender y después correr”.

“La verdad es que me sigue costando un montón tener confianza para tomar ciertos tiros o soltarme un poco más en cancha, pese a que Flopi (Niski), Jose (Zeballos), y las gurisas me ayudan bastante a superar eso. En las finales del año pasado no estaba tan segura por el tema de la rodilla, por una lesión que había tenido ahí, pero este año me re tiraron para adelante, para que tirara cuando tenía la posibilidad, porque creo que ese es mi fuerte”, continuó diciendo acerca de la confianza en sí misma dentro del rectángulo.

Sin embargo, afirma que: “Los minutos en la mayor me sirvieron un montón, desde la experiencia, agarrar confianza, hasta la intensidad con la que se debe defender. Es un cambio importante, porque por ahí tenés que estar más atenta, cuidar más la pelota y hacerte fuerte desde donde puedas, porque generalmente te superan en físico, entonces te produce otro roce también”.

“Cuando terminó el campeonato en primera, que salimos terceras, en las prácticas no éramos tantas y después algunas se fueron al Sudamericano, lo que nos bajó un montón, porque las que nos quedamos empezamos a hacer físico sóla, y nos tuvimos que aportar muchísimo entre nosotras, porque sino íbamos a quedar muy paradas”, agregó.

Posteriormente, al entrar un poco más al tema de las bajas constantes, y como de alguna manera lograron manejar la situación, comentó: “Costaba un montón, porque ellas venían de jugar a un ritmo muy alto, de puro ida y vuelta, enfrentándose a países y demás, entonces se hacía muy difícil ponerse a su nivel, pero con entrenamiento logramos sacarlo adelante, porque además nos conocemos hace mucho tiempo, entonces por ahí eso ayuda a que cueste un poco menos, porque hablamos del tema e intentamos solucionarlo, y eso ayuda a estar fuerte afuera de la cancha también, más allá de lo que pase adentro”.

En cuanto a la situación fuera del flotante contó: “El grupo afuera de la cancha ahora está mucho mejor. Hace un tiempo las que estaban en la selección quizás estaban más en la suya y nosotras nos sentíamos un poco de lado, pero al final terminamos siendo unidas y todas ayudando desde su lugar para darle confianza a las demás, porque desde las U15 como Maite (Pereira) en su momento, hasta las chicas que son subidas ahora quizás necesitan un poco de eso, y está bueno, porque como las mayores hacen con nosotras en primera, queremos hacer nosotras en 19 con las que suben de U15”.

“Creo que hoy en día tenemos una conexión inigualable, jugar con este equipo se disfruta mucho, porque dentro de la cancha nos entendemos casi a la perfección, y eso también ayuda a que nos estemos tirando para adelante todo el tiempo, para que todas tengamos confianza para jugar y hacer lo que sabemos tanto a nivel personal como colectivo”, concluyó.