En un partidazo, Urupan le ganó a Yale en un juego que le costo y bastante, fue madurando desde el primer cuarto hasta llegar al final y lograr una pequeña diferencia para llevarse el punto.

Resumen del partido

Comienzo de juego goleado, el local aprovechando al capitán que arrancó con la mano prendida fuego, Andrés Martínez, que mandó adentro los primeros dos triples que tiró. Del lado visitante, arranque entreverado desde afuera la cosa era sequía pura, pero adentro encontraba puntos con los posteos de sus internos. Tras un buen pasaje de Yale con corridas de Martínez y aporte de Carvidón el azul abrió una pequeñísima renta de 6 (16-10) qué obligó a Yaquinta a pedir tiempo. Tras el minuto, el verde pandense salió más despierto y con un buen pasaje de Damián Blazina acomodó el score a su favor, y cerró los primeros 10 minutos 22-19 a su favor. A la vuelta del pequeño descanso, Yale defendiendo duro y arriba de sus rivales complicaba las ofensivas de la visita, pero pecaba adelante al no convertir. En Urupán, una vez más anotó Blazina, esta vez con un triple de casi ocho metros logró sacar una pequeña diferencia. Pero tras esa jugada, el escolta debió salir por una pequeña dolencia que derivó en traslado al vestuario para una mejor atención. Eso cambió radicalmente el encuentro, Yale comenzó a dominar los rebotes en ofensiva, Andrés Martínez, Joaquín Díaz y Luís De León atrapaban todo lo que quedaba boyando en la pintura pandense y en su propio tablero, porque el de Pando tampoco encontraba vías de gol. Penales errados por Charquero, “Pepusa” Pérez y Colman ofuscaban a los jugadores que constantemente pedían falta a la terna. así fue cómo Alejandro se llevó un técnico a su cuenta. El parcial del de Jacinto Vera fue de 12-0 (34-27) en seis minutos de juego, que fue cortado por libres de Claudio Charqueo a falta de 28 segundos. La última la tuvo Dellepiane que tiro de tres y la pelota no logró entrar, pero sí recibió la falta. Convirtió dos de los tres, y el primer tiempo se fue 34 a 31 para Yale que se ilusionaba con emparejar la serie.

Por momentos doma en el arranque del tercer cuarto. Urupán no lograba dominar la pintura, Pérez y Colman apuraban las acciones y no lograban convertir. Del otro lado, Yale con un gran rendimiento de Joaquín Díaz mantenía al azul de Jacinto Vera adelante en el marcador. Cuando mejor estaba Yale una protesta innecesaria de Carvidón terminó con una falta técnica al interno y al propio banco de Yale. Eso ofuscó a los locales que perdieron la marca en los ataques venideros y así Urupán pasó al frente. Esteban Arellano y Federico Della Mea eran los estandartes de esta reacción del verde con grandes movimientos en el poste, también apareció el tiro de media de “Pepusa” Pérez que no había querido entrar en toda la noche. Camilo Colman, entreverado y a veces apurado tenía esa energía revulsiva que dio vuelta el ánimo del equipo para reponerse del mal momento y culminar el tercero 53-47 a favor del pandense. Cuarto final de locos, mucho mejor arranque de Urupán con Colman cómo hombre de reacción y Arellano de ejecución. La energía del experiente hombre del verde pandense para levantara sus compañeros, y la agilidad acompañada de valentía y picardía de Arellano para convertir de cancha a cancha goles importantes aumentaron la renta. Yale comenzó a ofuscarse con algunas decisiones arbitrales, Martínez ya no incidía cómo en el primer tiempo, Díaz no volvió a tener la eficacia de antes y ni Carvidón ni Luís De León volvieron a tener el peso bajo la tabla que sí tuvieron en el primer tiempo. Eso el equipo lo sintió recibiendo casi la mitad de los puntos en la pintura. El cierre del partido dejó a Yale desesperado en busca de lograr acortar distancia y a un Urupán asegurando el triunfo desde la línea de libres. El resultado final fue de 75 a 68 y así el verde pandense se mete en semifinales y queda a dos triunfos del ascenso.

UNO x UNO

YALE

Sanchez (5): Buena conducción en 20 minutos, fue bajando la intensidad en el segundo tiempo. Briñon (4): Desconocido, escaso aporte. Martínez (6): Arrancó prendido fuego, se fue apagando de a poco hasta casi ni notarse en cancha. De León (7): Goleador y dominador de la pintura en el primer tiempo, en el segundo solo fue goleador y sacó la cara por el equipo. Carvidón (6): 30 minutos anulando a los internos de Urupán, sintió el cansancio al final. Díaz (5): Otro con gran primer tiempo, pero poco aporte en el segundo con un triple y poco más. Rosano (-): Poco en cancha. Arhancet (3): Enorme primer tiempo de su equipo que hizo ilusionar a Jacinto Vera, pero pecó y mucho en el segundo la casi nula rotación del plantel. En el último cuarto sus jugadores sintieron el cansancio.

URUPÁN

Blazina (4): Hasta la lesión el mejor, esperemos no sea nada el tema en la espalda. Rodríguez (4): Arrancó de titular, luego de un pobre medio cuarto no volvió a entrar. Della Mea (5): A veces perdido atrás, otras seguro. Adelante más los errores que los aciertos, noche de idas y vueltas. Pérez (5): Apareció en el segundo tiempo, que clase tiene. Charquero (5): Ofuscado no rindió, cuando se tranquilizó cumplió. Guillen (5): Cumplió.  –Colman (8): Destacado. Dellepiane (5): Dio descanso a sus compañeros. Arellano (7): Veinte minutos le bastaron para ser un arma letal en la verde. Yaquinta (6): Inteligente, supo levantar al equipo cuando más complicado estaba y lo puso en semifinales.

EL VAR

Alejandra Godoy, Aline García y Erick Cedres (5): Noche de luces y sombras para la terna. Con muchos aciertos y también de lo otro, pero cierran un partido con un mínimo aceptable.

_______________________

Lo destacado

Camilo Colman, el experimentado jugador pandense que vino desde el banco le cambio la cara al equipo de Yaquinta. Desfachatado, revulsivo, apurado y hasta “loco” por momentos el 14 de la verde, pero esa locura contagiosa ayudó a sus compañeros para levantar el partido y cerrar el punto de pasaje a semifinales. ¡Quién no quiere un jugador así en su equipo!

Lo distinto

Cómo dice en el destacado, Colman entró y desacató a todos en cancha. Sus compañeros lo supieron aprovechar y los rivales lo sufrieron, pero no fueron los únicos. La terna también lo sufrió es que en un ataque de Yale, Erick Cedres pitó falta antideportiva cometida por Colman, ¡Ah no para! Es que la protesta del jugador y la confesión de su compañero más el aviso de Alejandra Godoy hizo entrar en razón a su compañero, ya que la falta había sido de Enzo Arellano. Si Erick no te sientas mal, Camilo iba y venía, corría de un lado al otro que hasta a nosotros nos confundió 🤷‍♂️.