Finalizada la final entre Malvín y Biguá, Básquet Total tuvo unas palabras con Bruno Acosta, pieza clave en el campeón. Él nos contó sus sensaciones tras retener el título de campeón y que significa consagrarse nuevamente en Larre Borges.

Para el playero se reeditó la final del año pasado con el mismo resultado, pero el recorrido no fue el mismo. “Este año fue un poco más difícil que en el anterior, porque perdimos jugadores importantes. Pero por suerte aparecieron jugadores nuevos que demostraron estar a la altura de lo que demanda la categoría”. 

Entre los refuerzos, Bruno menciona: “Entre ellos vinieron Joaquín Rodríguez, apareció Coelho, Marcio (Rivas). Todos estuvieron increíble.”

Cerca del final del partido y cuando el “Pato” amenazaba con una remontada, Cabillón hace un robo excelente luego de un saque del costado de la cancha que ya casi valía un título. “Andá y preguntale a Juan Diego (Cabillón) cuántas pelotas robó de esas en el campeonato (risas). Creo que solo pudo hacerlo una vez, pero fue la más importante del año”.

Acosta ya está acostumbrado a festejar en esta cancha, ya que hace no mucho pudo hacer historia en El Metro con el cuadro del Prado: “En este cancha viví la hermosa experiencia de ascender a la Liga con Capitol, rodeado de gente muy linda. Ahora tengo la chance de salir campeón con mis compañeros, con mis amigos de toda la vida. Eso hace que sea más lindo todavía”.

Al momento de los festejos y de cortar las redes, los muchachos le entonaron el famoso “que los cumplas feliz…”. Pero, a pesar de que el cumpleaños es mañana, el escolta reveló que esto no es nada más que el comienzo: “En realidad, mi cumpleaños es mañana. Pero la felicidad es grandísima. Te aseguro que hoy no se duerme”.