Nicola Pomoli fue la gran figura de la final del Torneo Sub 23 con sus 42 puntos y 17 rebotes para lograr su bicampeonato personal y tricampeonato de la institución y habló tras la consagración.

“Muy contento por todo, por el título logrado y por cómo lo obtuvimos”, fueron sus primeras palabras en medio de los festejos. 

El partido se presentó mucho más difícil que el del año pasado: “Nosotros sabíamos que iba a ser así de dura, por suerte pudimos mantener siempre una ventaja, pese a que en el último cuarto se nos fueron un poco. Pero con el carácter de todos pudimos sacarlo adelante”. Además, con el alargue al alpiste: “Estuvimos ahí nomás , pero por suerte siempre a la altura de las circunstancias".

El 10 del playero tuvo una noche soñada en la que hasta a él se le perdió la cuenta de puntos y rebotes: “La realidad es que no sé ni cuántos puntos y rebotes tuve. Pero lo que estoy es contento por el equipo, lo individual no es lo que importa”. 

Hizo un balance general de lo que fue el año del plantel: “Fuimos de menos a más. Al principio arrancamos mal, a algunos les tocó ir a El Metro y los que se quedaron lo hicieron excelente porque pudieron entrar a Playoffs”.

A lo largo de la fase regular no habían podido ganarle ninguna de las dos veces a Biguá y en la más importante les tocó quedarse del lado de la fortuna: “En Malvín recuerdo que jugamos todos y perdimos, y en cancha de ellos sólo con los juveniles también. Son partidos distintos las finales y por suerte esta vez nos tocó a nosotros”.

Le consultamos si ve justo que jugadores que no estuvieron en todo el año por competir en otros torneos como El Metro, tengan más oportunidad en el desenlace del campeonato, antes que los más jóvenes que lograron meter al club en la definición: “Tiene que ser un balance de todos. En nuestro caso el único que vino de El Metro fui yo y en mi caso personal todos los partidos que pude los jugué, sin depender del rival ni ningún otro factor. Quizá algún entrenador cree que por jugar El Metro, esos jugadores tienen que tener más minutos que los pibes que la lucharon todo el año. Nosotros estamos todos contentos por el desempeño”.

Habló de cómo ve el futuro de estos jugadores: “Ya están todos entrenando en primera. Ahora lo único que queda es que jueguen, así que les tengo fe”. 

Expresó su emoción ante el bicampeonato (aunque para la institución es tricampeonato por el obtenido en 2016 tras no jugarse la final en 2017): “Eso es una cosa de lo que nos tiene más contentos y nada más lindo que salir bicampeón”.

La dedicación el campeonato va dirigida: “A toda mi familia que está siempre, a mis amigos y al equipo en general”.