Montevideo hizo un gran partido y venció a Marne anotando más de cien puntos, pero aún así no logró el objetivo de clasificar a Playoffs.

Resumen del partido

Desde el arranque el partido fue muy goleado, con ambos equipos encontrando diferentes vías para anotar, cada uno con sus preferencias, pero siendo efectivos por igual. El dueño de casa aprovechaba cada posibilidad para correr al contraataque y conseguir puntos rápidos, mientras que el Tifón apostó a ataques más posicionados, en los que buscó como primera opción el tiro exterior, ya que cuentan con jugadores como Yari Acevedo, Leandro García Morandi o Rodrigo Trinidad, que tienen las armas para lastimar con su tiro exterior. Por ello, la paridad se mantuvo, y al cabo de los primeros diez minutos de juego la diferencia era de apenas un punto a favor de la visita (27-26).
El segundo chico mantuvo la dinámica del primero, más que nada en los primeros seis minutos de juego, donde ambos elencos continuaron tirando para porcentajes altísimos y regalaron un show que no parecía de un reclasificatorio de DTA. Sin embargo, en los minutos finales los dirigidos por Andrés Blazina conectaron varias posesiones defensivas de calidad, ahogando el ataque posicionado del rival, lo que sumado a las buenas apariciones en el apartado anotador de Juan Savariz y Lucas De Las Nieves, le permitió a los del Mercado tomar hasta diez de renta, y acabar yéndose siete arriba al descanso largo, tras un par de buenas acciones de Franco Olivera en el otro lado, finalmente en cifras 53-46.

Tras regresar al rectángulo, durante los primeros minutos parecía como si los hubieran reseteado en el vestuario, porque el partido se volvió mal jugado, con ofensivas plagadas de errores, que no hacían fluido el encuentro. Pese a esto, el local cumplió el objetivo de mantener una considerable ventaja de cara al último cuarto, producto de lo hecho por Leandro Blazina y De Las Nieves en los minutos finales, respondiendo a los triples aislados que acercaban a los de Tellechea, y llegar de esta manera 74-65 arriba al período final.
En los primeros tres minutos del último cuarto Montevideo fue arrollador en ataque, aprovechando también el mal momento ofensivo del rival, a quienes no les entraba una, y de la mano de los internos Savariz y De Las Nieves colocar un parcial de 13-4 para ampliar la diferencia a dieciocho puntos (87-69). De ahí en más el rojo supo manejar el partido correctamente, para acabar sentenciando el triunfo por una diferencia de quince puntos, 105-90. Aún así, no fue suficiente para lograr el objetivo de clasificar a los Playoffs por el ascenso, debido a que Yale derrotó como visitante a Paysandú, y se quedó con el segundo boleto a la fase final.

UNO x UNO

MONTEVIDEO

Posse (5): Arrancó bien e intenso, pero se fue quedando. L. Blazina (8): Hombre de rachas. Cuando se enciende juega y hace jugar. Gilardi (6): Referente y pico. Apareció cuando se lo necesitaba. Savariz (9): Partidazo del ‘Barba’, llevó el carrito en el Mercado 🛒. Destacadísimo. De León (4): Míster faltas. Salió por 5ta, y un par de ellas fueron totalmente innecesarias. De Las Nieves (8): Su juego en el poste vale más que un dólar en ‘Largentina’. Gran partido. Techera (6): Importante viniendo desde el banco. Rodríguez (3): Estaba destacando por su defensa en primera línea, pero una trifulca con Trinidad lo sacó del partido. Se fue expulsado. Rosano (4): Intrascendente. Romero (5): Cinco minutos de calidad. A. Blazina (8): Su equipo jugó uno de los mejores partidos ofensivos de la temporada, y por momentos también lo hizo bien en defensa. Lamentablemente no alcanzó y se quedarán con la espina.

MARNE

Pochelú (7): “¡Bien Poche!” fue frase repetida por los seguidores del Tifón que arribaron al Mercado. Muy buen desempeño. García Morandi (6): En el final del torneo atravesó un fuerte bache que su equipo sufrió bastante. Acevedo (9): Dio un espectáculo ofensivo. Oficialmente de ahora en más su apodo será ‘Yarigol’. Anota de todas las maneras habidas y por haber. Trinidad (8): Enorme desempeño, aunque en ocasiones se endulzó con su tiro. Pintos (4): Fue una llovizna. Delgado (3): Cri cri, cri cri. Arambillete, Ijes (3): No fue su noche, peleados con la guinda. Olivera (5): Correcto partido. Debió estar más tiempo en cancha. Rossiello (2): 4 faltas en 5 minutos. Nada más que decir. Panelli (3): Se reportó la desparación de un hombre con bigote en la zona del Mercado. Eso podría explicar por qué nunca llegó a la cancha. Barroso (4): Minutos de calidad con el partido en el refrigerador. Tellechea (5): Su equipo hizo un muy buen 1T, pero en el 2T se vio ampliamnete superado. Buscó mil variantes y nunca encoentró la solución al mal momento.

EL VAR

Christian Barreiro, Franco D’Abbisogno, Gonzalo Paz (5): Correcto desempeño de la terna en general, pese a algún error aislado que no incidió en el resultado final.

_______________________

Lo destacado

Montevideo pisó el acelerador en el momento preciso, tras una primera mitad donde reinó la paridad, para colocar un importante parcial que le acabó valiendo el triunfo. El nivel colectivo del rojo en la segunda mitad fue altísimo, aunque la figura tiene nombre y apellido: Juan Savariz. El capitán del Mercado se hizo cargo de llevar el carrito en el momento más importante de la noche, y fue vital para quebrar el encuentro a su favor. Finalizó con 27 puntos (11/17 TC), 8 rebotes y 8 asistencias, completando una enorme valoración de +36. 🧔🏻🔥

Lo distinto

El partido llegó a su final y la victoria se quedó en el Mercado, pero el ambiente en el club no fue de alegría, porque era sabido que necesitaban un triunfo de Paysandú ante Yale para lograr la clasificación a los Playoffs. En Santiago Gadea el encuentro se mantuvo parejo hasta el cierre, por lo que todos los hinchas del rojo estaban hace ya varios minutos atentos a las estadísticas en su celular (a las cuales estamos seguros que accedieron por medio de BT 😉). Finalmente Yale fue más que su rival en el final y se quedó con el último boleto a la siguiente fase. Momentos de nerviosismo se vivieron en cancha del rojo, con un clima que acabó siendo de tristeza y desazón. La frase posterior en todo el recinto fue clara: “Ganamos pero perdimos”.