Manuel Romero fue una de las piezas claves en la victoria de Nacional sobre Aguada. Tras el cotejo dialogó con Basquet Total.

"Estamos muy contentos. Era un rival directo, eramos locales, estaba la cancha llena, ganar nos dio una alegría inmensa" comenzó diciendo el base tras un cansador juego.

Nacional dominó de principio a fin a un aguatero que más allá de dar pelea se vio atareado por el ritmo de juego y los sistemas planteados por el tricolor: "Sabíamos que Aguada venía de unos partidos medio complicados, llegaban desgastados y nosotros lo tuvimos en cuenta para la planificación. Nosotros venimos en un buen momento y pudimos llevarnos el punto".

Romero viene asumiendo la base tras la lesión de Carlos Cabezas y con el correr de los encuentros viene mostrando un nivel superlativo en la conducción: "Estoy contento y tranquilo por la confianza que me ha dado todo el equipo. Creo que vengo haciéndolo bien y de a poquito estoy acomodándome. Voy controlando los momentos de locura y poco control que hemos tenido. Hoy fue un partido redondo que controlamos en todo momento".

Esta Liga Uruguaya viene sufriendo varios cortes de extranjeros pero los que defienden a los bolsilludos cada vez van aumentando su poderío individual y colectivo: "De a poco se fueron acomodando y ya vienen con tres partidos muy buenos. Hoy se destacaron los tres y eso hace que confiemos mucho en ellos teniendo en cuenta lo que se nos viene".

El tricolor tiene otro lindo objetivo la semana que viene a nivel continental y el juego colectivo mostrado hace ilusionar al plantel albo: "Hoy por hoy no lo dejamos de lado más allá de que tenemos un partido importante el viernes por el certamen local y es donde hacemos hincapié. Si metemos el punto, nos metemos arriba y llegamos más confiados a otro de los objetivos como lo es la Liga Sudamericana".

Sebastián Vázquez y Rick Jackson son dos de los refuerzos que tendrá el equipo de Leo Zylberstein de cara al certamen. Manuel dio su perspectiva sobre las altas bolsilludas: "El Pelado ya hace unas semanas que está con nosotros. Rick llegó esta semana y de a poco se van metiendo. No hemos podido hacer mucho básquetbol con ellos porque no tenemos tanto tiempo ahora, pero ya están metidos en los sistemas, ya se están acomodando y en estos días que nos quedan con ellos tenemos que terminar de acoplarlos al plantel".

Romero sabe y muestra otro rendimiento distinto al Nacional que comenzó el torneo pero hay algo que tiene y tendrá a maltraer a todo al plantel bolsilludo: "Quedó lejísimos la derrota con Capitol pero es una espina que nos quedó y así nos lo hace saber Leo en cada planificación que hace. Fue un partido raro y vamos a tener esa espina todo el año. Hoy somos otro equipo y ahora tenemos que seguir adelante".