Entró desde el banco, y la rompió. Federico Ambrosoni se despachó en el rectángulo con 24 puntos y porcentajes altísimos en el triunfo de Reducto ante Marne, y luego del encuentro, dialogó con Básquet Total.

El jugador se refirió al cotejo, los errores, y lo que deben mejorar: “Fue un partido difícil, en una cancha muy complicada. Se nos está haciendo una constante en el campeonato entrar flojos en defensa, y nos pasó nuevamente. Tenemos que empezar a despertarnos antes. Por suerte pudimos ajustarnos a tiempo y ganar”.

También mencionó que el cambio de entrenador les afectó, y agregó: “Fue un poco inesperado. Los resultados venían siendo buenos, pero Pepe (Digenio) tuvo sus razones y hay que aceptarlo. Ahora recibimos a Fabián (Narbais) con mucho ánimo, y las ganas de seguir ganando”.

En cuanto a su actuación personal, Federico dijo: “En el banco estoy siempre dispuesto a entrar y aportar lo que el equipo requiera de mí. Tenemos un cuadro con mucho poder ofensivo, entonces a veces no me toca es rol. En algunas oportunidades asisto, otras anoto, pero siempre hay que defender. La defensa es algo que no se negocia en ningún partido. Hoy todos aportamos un poco, y pude dar de mi parte”.

Si bien los del manicomio cumplieron con el objetivo de entrar a Playoffs, Ambrosoni aceptó que llevaron duros golpes en esta primera fase y terminó afirmando: “Empezamos comiéndonos la cancha, pensamos que íbamos a arrasar con todo porque estábamos fuertes. Pero nos enfrentamos a rivales muy duros como lo fueron Urupan y Olivol en sus canchas, y eso nos dio un cachetazo para reaccionar, y darnos cuenta que si no defendemos, no vamos a llegar a ningún lado. Estamos tratando de revertir esa falla”.