Con un auspicioso debut de Cameron Forte, Goes superó a Malvín y cosechó su tercera victoria consecutiva jugando en Plaza de las Misiones.

Resumen del partido

Por la séptima fecha de la Liga Uruguaya de Básquetbol se veían las caras Goes y Malvín. Los primeros venían de obtener dos triunfos consecutivos, luego de haber tenido un inicio de torneo bastante flojo. Por su parte, los segundos cosecharon cuatro victorias al hilo, tras la derrota sufrida en su debut. El misionero tenía la baja de Joaquín Osimani, con un problema en su rodilla derecha, mientras que los de la playa no fue de la partida Marvin Dominique, con una dolencia en un tobillo.

Los dirigidos por Gustavo Reig comenzaron con Santiago Wohlwend, Sammy Mojica, Martín Aguilera, Karachi Edo y el debutante Cameron Forte. Mientras tanto, los comandados por Pablo López saltaron a la cancha con Marcos Cabot, Nicolás Mazzarino, Nicola Pomoli, Hunter Mickelson y Kiril Wachsmann. Los encargados de impartir justicia fueron Vivian García, Julio Dutra y Christian Hirigoyen.

El encuentro presentó un comienzo algo favorable al conunto visitante, que con una buena circulación de balón en ofensiva, más una defensa sólida en primera línea, conseguía abrir la primera ventaja de la noche. A partir de ese momento, el elenco locatario cambió radicalmente su postura en el rectángulo, buscando jugar de adentro hacia afuera. Las marcas que atraían tanto Karachi Edo como Cameron Forte, provocaban que tuvieran tiros totalmente abiertos Sammy Mojica y Martín Aguilera. Los de la calle Vilardebó colocaron un contundente parcial de 24-4, que les daba la posibilidad de sacar una diferencia de 15 unidades. Al parecer, se gastaron todo el gole en ese primer periodo, ya que en los primeros cinco minutos del segundo, anotaron apenas dos unidades. Con los buenos ingresos desde el banco de Michael Hicks y Juan Santiso, los de la avenida Legrand lograban achicar la brecha en el tanteador. Cargando en la pintura con Mickelson y Wachsmann, el playero terminaba de concretar la reacción, para marcharse al descanso largo definitivamente en partido. Los primeros 20.minutos de juego se fueron con el dueño de casa al frente en cifras de 34 a 32.

El descanso largo le hizo bien al misionero, que salió a disputar el complemento con una actitud similar a la del arranque del partido. Forte seguía desnivelando cuando se le posteaba a Mickelson y Aguilera metía algún tirito a cuarta distancia, para darle a su equipo una pequeña renta. El azul de la playa reaccionó de inmediato, teniendo a un Wachsmann encendido, aprovechando los pase gol que le daba Santiso. Pablo López decidió poner un quinteto más chico en cancha, en el cual Hicks pasaba a jugar de 4. Gustavo Reig observó eso y de inmediato hizo que cada ofensiva pasara por las manos de Cameron, ya sea para que el norteamericano definiera él mismo o para que descargara para un compañero en el perímetro. Un triple de Martínez y un volcadón de Edo, le permitían al local gozar de una ventaja de diez puntos (63-53) sobre el final del tercer cuarto. En los primeros compases del último periodo, los de Plaza de las Misiones se dedicaron a administrar dicha renta, siendo importante para ello la doble base conformada por el “Enano” y Wohlwend. Sin embargo, Nicola Pomoli tenía otros planes y prácticamente él solo se encargó de poner nuevamente en partido a la visita. Luego de capturar de manera brillante un rebote ofensivo, Martínez fue cortado y restando tres segundos para el final del encuentro, tenía dos libres, con su equipo al frente por un punto. El número 44 encestó el primero, erró el segundo y obligó a Malvín a tener que tirar una pizza desde la mitad de la cancha por intermedio de Pomoli. El mismo no llegó a destino, lo que terminó desatando la locura del hinchas de Goes, que veían como de esa manera obtenían su tercer triunfo consecutivo jugando en casa.

UNO x UNO

GOES

Wohlwend (7): En ataque fue importante en la generación de juego. No precisa cenar esta noche, ya que en defensa se comió en dos panes a Cabot. Mojica (6): Si bien nació en Estados Unidos, sus raíces caribeñas hacen que su juego tenga más oscilaciones que un electrocardiograma. Aguilera (6): Es como el seguridad del shopping, que te sigue a todos lados porque tu cara le resulta sospechosa. Su principal atributo es meterse en la cabeza de su rival, parece Severus Snape aplicando la legeremancia en Harry Potter. Edo (7): En los primeros partidos querían quemarlo en la hoguera como si fuera Juana De Arco. Con sus últimas actuaciones se ha ganado un lugarcito en el paraiso. Forte (9): El Destacado. Martínez (8): Jugó por él, por Blancanieves y por los siete enanitos. El capitán del barco lo llevó a buen puerto. Borsellino (5): Su equipo no precisó que fuera un revulsivo como en partidos anteriores. Borrallo, Rodríguez y Sosa (-): Poco tiempo en cancha. Reig (7): Sus dirigidos realizaron un gran trabajo, sobre todo en el costado defensivo. En ataque supo leer por donde pasaban las ventajas, aprovechando a la perfección los matchups favorables.

MALVÍN

Cabot (2): ¿Se puede hacer todo mal en un partido?. Se puede hacer todo mal en un partido. Black tuesday para el capitán playero. Mazzarino (5): Se nota que le falta el ritmo de partidos. Igualmente tuvo algunos destellos dignos de un hombre de su jerarquía. Pomoli (7): En campo abierto es el Mercedes de Lewis Hamilton y en ataque estacionado el Fusca del Pepe Mujica. Si en el cierre lo ganaba Malvín, él era el héroe. Mickelson (5): No termina de convencer su juego. Si no mejora su rendimiento, tendrá que Hunter sus cosas e irse del país. Wachsmann (8): Hizo absolutamente de todo. Le das un jabón en barra y te lava la ropa de todo el plantel. Santiso (5): No le entraron las bolas de afuera. El pick con Kiril le dio buenos dividendos a su equipo. Hicks (6): Le costó meterse en el partido. Cuando lo hizo fue pieza importante. Grolla (5): El rato que estuvo en el rectángulo no desentonó. Pudo tener algún minutito más, sobre todo por el bajo rendimiento de Mickelson. Rivas (-): Segundos en la duela. López (3): No encontró soluciones defensivas para frenar a Forte en el bajo. La baja de Dominique le achicó la rotación, igualmente no es excusa, ya que posee un plantel con muchas variantes.

EL VAR

Vivian García, Julio Dutra y Christian Hirigoyen (4): Dejaron más dudas que certezas. Por momentos permitieron defender duro y por otros cortaron el juego constantemente.

_______________________

Lo destacado

El conjunto misionero tenía esta noche el debut de una ficha extranjera, Cameron Forte. Gustavo Reig y su cuerpo técnico tenían cifradas esperanzas en el norteamericano, que había mostrado atributos más que interesantes en sus anteriores pasajes por el baloncesto uruguayo. El nacido en Arizona cumplió con creces, siendo el líder ofensivo del equipo en varios tramos del juego, desnivelando en la zona pintada y generando juego para sus compañeros. En sus anteriores debuts no había podido demostrar todo su potencial. En la Liga 2017/18, vistiendo la camiseta de Olimpia le había anotado 10 tantos a Hebraica, mientras que en la 2018/19, jugando para Biguá, encestó un total de 12 unidades frente a Sayago. La de hoy fue sin lugar a dudas su mejor presentación, aportando 22 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias, para una valoración de 22.

Lo distinto

Debido a la alta humedad que sufrimos en la capital en esta jornada, el piso del gimnasio de Goes no presentaba su mejor cara. Por lo tanto, para cuidarlo, los dirigentes y encargados de la cancha buscaron que tuviera la menor circulación de personas ajenas al espectáculo. Durante los minutos de tiempo, como suele acontecer en la mayoría de los partidos, varios niños se metieron al rectángulo a chivear un ratito. En un momento, desde los altoparlantes, se exhortó a los padres de los pequeños a que no ingresaran más. Un par de gurrumines revolucionarios hicieron caso omiso al pedido de las autoridades y continuaron dándole rienda suelta a su divertimento. Desde nuestra posición, pudimos observar a dos chicas, que optaron por no transgredir las normas y se quedaron cómodamente sentadas, observando como sus “amigos” se dedicaban a infringir la ley.