Entre dos países, una familia unida por el básquetbol, y el sueño de ser campeona sudamericana. Luciana Chagas vestirá la celeste para el torneo U17 y previo a viajar, habló con Básquet Total sobre sus expectativas, objetivos, cómo comenzó a jugar, la nacionalización, y su familia.

Sin olvidar sus inicios en Moreno, Buenos Aires, la jugadora confesó que la celeste es parte de ella, tanto como lo es su tierra natal: “Ahora voy a decir que soy uruguaya, pero si, nací en Argentina. Estoy muy cómoda al jugar acá. Me siento parte. Me siento una uruguaya más, que siente la camiseta como cualquier otra, voy a defenderla, y hacer todo lo posible por hacerla salir campeón. Voy a dar lo máximo de mí. Voy a demostrar que somos las “lobitas”, y que podemos dar más de lo que piensan”.

“Defender a la celeste agrega emoción, ánimo, da ganas de salir y comerte el mundo. Nuestra mayor meta es clasificar al pre mundial. Vamos a ir paso a paso, viendo los resultados de los respectivos partidos, y dejando todo en la cancha”, afirmó, con mucha alegría.

Con sus primeras palabras dejó en claro qué es lo que espera del torneo, y luego lo confirmó, agregando que tenemos todo para marcar la diferencia: “Tengo las expectativas muy altas, somos un equipo muy fuerte. Tenemos un grupo muy duro, pero creo que podemos jugarle de igual a igual a cualquier selección que tengamos adelante. Con todo al apoyo que tenemos acá, con el CEFUBB, horarios de entrenamiento, y canchas disponibles para nosotras, creo que la diferencia se va a notar”.

“Tenemos un hermoso contraataque. Mover la pelota rápido, nos caracteriza. La comunicación que tenemos todas fuera de la cancha, y el compañerismo es sorprendente. Por otra parte, también pienso que debemos mejorar el hablarnos cuando estamos defendiendo, y ser más duras en ello. La integración de “Chochi” –Rodrigo Sosa-, nuestro coaching, nos ha ayudado muchísimo en eso y estamos mejorando nuestras fallas”, contó, en cuanto a los puntos altos, y los más flacos de la selección, así como también el progreso que vienen teniendo.

En cuanto al básquet en sí, Chagas comparó la liga femenina nacional, con el de la vecina orilla: “Allá es más competitivo, y más duro por el tema de que hay mayor cantidad de jugadoras. Pero acá hay muchas chicas que ya están teniendo roce con jugadoras de liga, entonces creo que eso marca una diferencia. Fuera de eso, vine a ver las finales, y fueron partidos muy parecidos a los de la liga donde estoy jugando, el federal”.

Saliendo un poco del sudamericano, Luciana cerró la nota hablando de la nacionalización, y por qué también eligió el básquetbol, mostrando su faceta más familiar: “Empecé a jugar por mi hermana, y mi padre. Él siempre jugó al básquet, y mi hermana está en la selección argentina, y creo que eso es algo que nos une como familia”.

“Opino que mi padre fue clave en mi nacionalización. Él fue el que me dio el “sí” para cumplir este sueño que estoy viviendo y poder competir en un sudamericano. Estoy muy contenta por eso, que me motiva a dejarlo todo para cumplir el objetivo que llevamos”, concluyó.