Biguá venció a Sayago sufriendo más de la cuenta, y se metió en la final del torneo Sub 23.

El Roberto Moro fue testigo del segundo encuentro semifinal entre ambas instituciones. Los locales, por forzar el tercer juego, iniciaron con Mateo Dogliotti, Gabriel Torales, Brian Silva, Felipe Martinis y Tomás De León. Mientras que los de Villa Biarritz hicieron lo propio con Sebastián Noceda, Manuel Saavedra, Nicolás Andreoli, Joaquín Jones y Mauricio Arregui, en busca de entrar a la final y esperar rival.

Con una defensa al hombre muy intensa, el dueño de casa fue superior durante los primeros minutos del cotejo. Torales fue el estandarte para correr la cancha y posicionar al equipo arriba por mínima promediando el primer chico. En ese momento fue cuando Joaquín Jones apareció con dos bombas para motivar lo que fuera una racha de 11 unidades para el pato, que se fue 24-15 arriba al segundo período.

Con pitazos por doquier se reanudó el encuentro. Faltas técnicas y antideportivas en contra de la visita -algunas cuestionables-, más la descalificación de Dennis Blazina llevaron a que el rojo pasara nuevamente al frente por mínima y animara a su gente. Sin embargo, un minuto de tiempo pedido por Pablo Ibón, para bajar las revoluciones de su equipo, dio resultado. Siendo más aplicados en defensa y con un inspirado Ángel Arévalo, los de Villa Biarritz dieron vuelta el resultado, yéndose al descanso largo ganando por ocho, 48-40.

Del vestuario, Biguá volvió hecho una máquina. En tan solo tres minutos del complemento le propinó un 13-2 a su rival, que no pudo levantarse, pese a repetidos intentos, y cerró el tercer cuarto 75-59 abajo.

Cuando la reacción parecía imposible y cuesta arriba, los de Ariel y la vía mostraron su mejor faceta. Una defensa que apenas permitió pasar al pato la mitad de la cancha, y robos de Emiliano Bonet acercaron al conjunto locatario, que con un buen ingreso de Nicolás Vidal y aportes de Brian Silva y Mateo Dogliotti, colocó un 15-0 para quedar a uno, aún con siete minutos por jugar. El juego decayó, intercambiaron puntos y el tanteador quedó en tablas, pero con personalidad, los de Pablo Ibón se quedaron con el punto y clasificación a la final. Jones, Andreoli y Noceda le dieron seguridad a sus compañeros, que movieron bien el balón, y estuvieron finos desde la línea de libres, para quedarse con el triunfo por 98-90, ante un elenco de Sayago que, pese a la derrota hizo un torneo para destacar, llegando hasta playoffs.

El goleador del flamante finalista fue Joaquín Jones con 24 unidades, bien secundado por Nicolás Andreoli con 22. Mientras que en los de Nicolás Díaz, los destacados fueron Emiliano Bonet y Mareo Dogliotti con 24 y 17 puntos, respectivamente.