Goes consiguió un gran triunfo frente a Biguá con una gran actuación de Karachi Edo y de esta forma cosecha su segunda victoria en el campeonato.

Resumen del partido

Con gran marco de público fue la naranja al aire en plaza de las Misiones en un comienzo de partido que fue por demás impreciso salvo por una bomba de Mojica en el amanecer del juego. No obstante, promediando el cuarto fue Goes quien empezó a dañar desde el poste bajo con gran trabajo de Borselino y Edo quienes conseguían puntos de segundas oportunidades. Sumado a esto, Martin Aguilera anulaba a Demian Álvarez y con una buena conducción  de Osimani con triple incluido sacaba 8 de máxima. Biguá estaba desconocido en cancha, Osimani no generaba y el tiro exterior estaba negado. De esta forma se fue arriba el Misionero 16 a 8. El segundo capítulo tuvo una rápida reacción del pato que con los ingresos de Zanotta y Jones mejoraba considerablemente  el volumen ofensivo . Goes pasó a zona, pero los de Villa Biarritz contestaron triples consecutivos de Jones para pasar por primera vez en la noche. Goes ya no estaba cómodo en ataque, pero sobre el final del cuarto y en el peor momento, se encontró con dos bombas de Santiago Wohlwend  para el deliro de su hinchada. Se fue al descanso arriba 34 a 27.

El complemento inició con un rápido 4 a 0 de Biguá. El pato salió el rectángulo con la clara premisa de dañar el poste bajo teniendo en cuenta que los internos del local estaban comprometidos de faltas. También fue importante el gran pasaje de Demian Álvarez con triples y rompimientos hacia al aro (10 puntos en este periodo) y parecía momento de quiebre sacando máxima de 8. Goes no reaccionaba y no encontraba variantes. No obstante, sobre el final apareció nuevamente Mojica con triples consecutivos para achicar e irse 5 abajo de cara al último cuarto. El capítulo final continuó con la reacción local con un parcial 6 a 0 robando varias pelotas en primera línea y corriendo la cancha para tomar nuevamente el dominio en el marcador. De todas formas,  Biguá reaccionó de la mano de Stevenson quien con cinco puntos ponía a su equipo al frente. Goes respondió con Borselino con puntos en la pintura bien secundado por Edo que corregía cerca del aro y ya era un partidazo en la calle Vilardebo. A falta de pocos minutos, Borselino salió del rectángulo luego de una quinta falta inexistente y parecía complicar el trámite para el misionero. No obstante, un gran cierre de Fernando Martínez junto con Osimani, sumado a errores de Biguá en ofensiva terminaron inclinando el triunfo para el local 78 a 72.

UNO x UNO

GOES

Mojica (6): Con defensa plantada le cuesta, fue importante con su tiro exterior. Puso dos bombas en el peor momento. Osimani (6): Fundamental desde la conducción y aportando con su tiro exterior. Aguilera (6): Si bien en ataque no se destacó, fue enorme el aporte defensivo anulado gran parte del juego a Demian Álvarez. Edo (8): El destacado. Borsellino (7): Fue de las figuras del equipo pese a que se cargó de faltas. Luchó, ganó en la pintura y aportó muchos puntos importantes. Martínez (7): Desde el banco fue fundamental. El equipo crece en ataque cuando está en cancha. El final fue a pura carpeta. Borrallo (6): Parece ser el año de consolidación. Tuvo minutos de calidad y los aprovechó aportando en las dos tablas frente a extranjeros de mayor físico. Wohlwend (6): Enorme ingreso colocando dos triples fundamentales. Le da señales a Reig. Rodríguez (-): Segundos en cancha. Reig (7): Gran planificación de juego pese a contar con una ficha extranjera menos. Rotó un plantel que se cargó de faltas y lo fue administrando para llegar firme al final. Las referencias defensivas fueron claves para minimizar ventajas del rival.

BIGUÁ

Osimani (4): De los partidos más flojos, el equipo lo sintió. Stevenson (5): Algunos pasajes interesantes, pero no gravitó. Álvarez (6): Fue clave en el tercer cuarto. Luego no gravitó. Sobre el final puso triples con el partido sentenciado. Santos (5): Si bien fue un correcto partido no lastimó en la pintura. Warren (7): El mejor de su equipo lastimando en la pintura y cargando de faltas a los internos rivales. Sus últimas ofensivas no fueron claras. Rojas (4): Vino desde el banco, pero no fue solución. Baja actuación del juvenil que nunca pudo meterse en juego. Zanotta (5): Fue importante su ingreso dando mayor intensidad y corriendo la cancha. Jones (5): Gran ingreso colocando triples consecutivos.  Rovira (5): En un encuentro que a priori tenia ventajas no pudo plasmarlas en el rectángulo. Su equipo no leyó bien en ataque generando poco juego para los internos. No obstante, la rotación le dio soluciones, pero sobre el final el equipo quedó sin ideas.

EL VAR

Gonzalo Salgueiro, Diego Borghini y Martín Pedreira (5): Luego de un inicio correcto, en el final aparecieron pitazos dudosos que empañaron su actuación. 

_______________________

Lo destacado

El inicio de Liga para Goes no fue el mejor. Tres derrotas consecutivas, la salida de Rick Jackson y un equipo que no respondía a las expectativas. Sumado a esto, el rendimiento de los extranjeros estaba bajo la lupa como el caso de Karachi Edo. La realidad que el nigeriano en las últimas presentaciones ha demostrado que puede aportar mucho. A sus ganas, su capacidad atlética y compromiso, el foráneo le ha sumado mucho aporte en ataque con muchos puntos en la pintura sumando volcadas poco vistas en nuestro basquetbol. Karachi Edo culminó el partido como goleador con 19 puntos y 15 rebotes siendo una de las figuras de Goes que de a poco comienza a despertar en la Liga para la alegría de su parcialidad.

Lo distinto

Un ambiente ideal se vivió en plaza de las misiones. La parcialidad misionera acompañó en gran número mientras que los de Villa Biarritz tuvieron una buena concurrencia para observar a su equipo. Al final de los 40 minutos fue el local quien festejó. Pero en la noche había algo distinto, una familia que sin importar el resultado igual iba a festejar. Es que en el rectángulo se enfrentaban los hermanos Osimani, Martin y Joaquín. Con la presencia de sus padres en la tribuna, ambos dieron un buen espectáculo marcándose entre sí en varios pasajes del encuentro con mucha intensidad, como olvidándose de sus apellidos. Esta vez le tocó festejar al más chico siendo muy importante en la generación de juego. Por el otro lado, el “Oso” se fue rápidamente al vestuario masticando bronca donde fue interceptado por sus padres, esos que están en las buenas y en las malas, quienes con un saludo a la pasada lo despidieron. Dicen que la alegría va por barrios, hoy le tocó a Joaquín, pero sin dudas que el hermano mayor, tendrá revancha.