Aguada derrotó cómodamente a Capitol luciéndose desde el perímetro, y sin necesidad de atacar la pintura.

Resumen del partido

Con un hermoso duelo entre hinchadas fue la naranja al aire. El emparejamiento defensivo en ambos equipos se comenzó a notar y en este aspecto el dueño de casa salió ganando. Trelles hizo un gran trabajo atrás neutralizando a García Morales, mientras que en ataque estaba inspirado y llevó al equipo ocho arriba promediando el primer chico. Por mayor esfuerzo que se hizo, Leandro de todas maneras apareció y puso los triples para la reacción. De todas formas, el perímetro de los del Prado estaba en llamas, y se fueron al primer descanso 25-22 arriba. 

Alguno se tomó tan literal lo de “en llamas”, que abrió un extintor, dejando una esquina de la cancha llena de polvo. Esto demoró la continuidad del cotejo y despertó los gritos y quejas de ambas tribunas. Pese a que todo volvió a la calma, el “Capi” no pudo retomar el mismo nivel que al arranque, convirtiendo sólo seis puntos en el segundo período. Del otro lado, el aguatero entró a la llave solo a tirar libres. Prendidos desde los 6.75 y con Izaguirre en llamas, colocando 11 puntos consecutivos, la visita revirtió la situación y se fue al vestuario 42-31 al frente.

Para el complemento, los de Cal no pudieron levantar cabeza. La defensa de Leandro García Morales en la primera línea no permitió que las ofensivas rivales prosperaran. Al contrario, terminaron en corridas de los de la Avenida San Martín, que nuevamente, con buenos porcentajes de triple, terminaron de quebrar el cotejo, abriendo la máxima de 25. Con libres acortó distancias Capitol, terminando el tercer cuarto 62-39 abajo. Al abrir los últimos diez minutos, los de la calle Hermanos Gil intentaron la remontada. Colocaron un 9-3 en dos minutos, para darle esperanza a su gente y preocupar a Volcan, que pidió un minuto de tiempo. Bombas de Sarni y Pereira terminaron de cerrar el juego, prestándose éste para que los pibes de ambos planteles cerraran el encuentro, que fue 85-59 para Aguada 

UNO x UNO

CAPITOL

Lado (3): No cumplió. Trelles (6): Pasó de un gran arranque, a un cierre muy pobre. Babovic (3): Jugó demasiado para lo que aportó. Letcher-Ellis (6): El más constante del equipo, pero lejos de brillar. Harrison (5): Se preocupó más en superar a Doblas, que en jugar. Caceres (4): Se esperaba más de él. Alvarez (4): Floja producción. Wenzel, Pereira, Massoni (-): Pocos minutos. Cal (5): Hizo todo lo posible pero se vio ampliamente superado. Nada para hacer. 

AGUADA

Bavosi (5): Tuvo minutos pero no una gran participación. García Morales (7): Jugó menos de lo acostumbrado, pero con su gran nivel. Rose (7): Interesante juego en ambas partes del rectángulo. Roberts: (5): El equipo no lo necesitó tanto, pero debe rendir más. Doblas (4): Estuvo peleado con el balón todo el primer tiempo. Cerró mejor. Izaguirre (8): Fue clave. Incisivo. El mejor de Aguada. Pereiras (7): Estuvo casi a la altura del “tallarín”. Muy buen juego. Sarni (6): Fue de menos a más. Cumplió. Santos, Castro, Garay (-): Pocos minutos. Volcan (7): Fuera de lo que fue el primer cuarto, fue una noche tranquila para el técnico.

EL VAR

Julio Dutra, Washington Chamorro y Valentina Dorrego (6). Fue una noche complicada para la terna, pero pudieron controlar el juego en su punto más caliente.

_______________________

Lo destacado

Más allá de que Aguada la quemó desde afuera de los 6.75, otro aspecto a destacar del rojiverde fue la defensa, que en el segundo cuarto pasó a ser extendida al hombre. Con esta modificación los de Volcan cambiaron el viento de juego, recibiendo 14 puntos en veinte minutos, poco más de la mitad de los puntos que recibieron sólo en el primer cuarto

Lo distinto

Muchos dirán que es su trabajo y tiene que hacerlo, pero hay formas y formas de cumplirlo. Hoy el canchero de Capitol se distinguió por eso. No solo debió entrar en múltiples ocasiones a secar el suelo, sino que también tuvo la tarea de quitar el polvo que el extintor dejó. Sin quejarse, rápidamente y de excelente forma cumplió con su labor. El flotante, agradecido de tenerlo…