Fiorella Garbarino aportó 11 puntos y 9 rebotes en el triunfo de Olivol sobre Aguada, que las dejó con el tercer puesto de la Copa de Plata. Culminado el encuentro, dialogó con Básquet Total, sobre todo. El club, sus logros, el avance del femenino, y lo que aún espera. 

La jugadora hizo un resumen de lo que fue el año, sus expectativas al comienzo de la temporada, y sus logros: “Antes que nada, aspirábamos a ser un equipo competitivo, jugarle de igual a igual a la mayoría de los conjuntos, aunque sabemos que hay algunos muy fuertes, como por ejemplo, los que están disputando la final. Cuando quedamos en la parte de abajo, buscábamos ganar, llegar lo más lejos posible. Somos un equipo nuevo que se armó este año, y llegó a esta instancia queriendo ganarle los dos partidos a Aguada, porque lo merecíamos, por lo mucho que habíamos entrenado. Peleamos todos los partidos, le pusimos “garra”, tuvimos una hinchada que siempre nos acompañó, y siempre estuvo ahí. Creo que todo eso hizo que Olivol mereciera este tercer puesto”.

“Nuestro fuerte estuvo en la defensa, partir de una buena marca, para lograr el ataque. El objetivo era bajar el score, para que no nos corrieran tanto la cancha. Habíamos empezado el torneo ganándole a Aguada, y queríamos terminarlo de la misma forma. Por supuesto, subirse al podio era fundamental para cerrar el año de gran manera”, afirmó, hablando del juego mundialista. 

La número 3 reconoció el trabajo del club, y lo que éste está haciendo por las chicas: “Nos pone muy feliz que cada vez más clubes inviertan tiempo, y espacio en el básquetbol femenino, que muchas veces queda rezagado. El proyecto nuevo del club es muy bueno, con formativas, con chiquilinas que vienen a practicar y podemos verlas. En lo personal me pone muy contenta que Olivol apueste a las  mujeres, y en especial a las formativas”.

También se tomó un tiempo para referirse a las finales de la Copa de Oro, y los avances, tanto en juego, como en los medios: “Es un orgullo que se interesen tanto en el básquet femenino, en este caso, televisando los partidos, que hace algunos años era algo inimaginable. Que tengamos estadísticas en todos los encuentros es un avance grande, y muestra el interés desde arriba. La mayoría somos mujeres que hacemos esto por amor al arte, porque no es profesional, y está bueno que la federación nos dé la importancia que merecemos”.

Fiorella expresó sus deseos para el deporte naranja, en los próximos años: “Me gustaría que todos los equipos de Montevideo, y del interior, se integren, y tener una liga más uruguaya. Está Remeros, pero hay muchos más equipos en el interior que tienen femenino, y sería genial que se pudieran sumar a la liga. Espero que se siga creciendo, y que este torneo sea tan competitivo como el Metro, la Liga, o la DTA”.

Al concluir, Garbarino dejó un mensaje a todas las chicas: “Les digo que se acerquen, este es un deporte divino, de equipo, de compañerismo, todo el tiempo estamos ayudándonos, tanto adentro como fuera de la cancha. Olivol tiene las puertas abiertas a todas aquellas que quieran venir y jugar. Serán siempre bienvenidas”.