Defensor Sporting venció a Malvín en los instantes finales del partido y forzó una tercera final para definir al campeón. Una vez finalizado el partido, entre festejos, emoción y algarabía, pudimos charlar con Camila Kirschenbaum, figura estelar del fusionado que puso la bola clave para la victoria.

Sobre el encuentro y lograr sacarlo adelante pese a remar siempre desde atrás dijo: “Fue un partido muy parejo. La verdad que venimos trabajando muy duro en estas dos últimas semanas y creo que allí nos enfocamos más en las cosas que habíamos hecho mal en la primera final. No fue Defensor Sporting el equipo que jugó la final pasada, nunca nos sentimos cómodas. Pero hoy tratamos de enfocarnos, ser nosotras mismas, ejecutar nuestro plan de juego, correr la cancha, defender y ser intensas, por suerte se nos dio y pudimos llevarnos el punto”.

“Sin duda todo pasaba por un tema de actitud, acá todo el esfuerzo va por encima de los técnico o táctico. Si nos tenés corazón y ganas de ganar creo que no llegas a ningún lado. Así que salimos desde el principio con todo, a proponer jugada a jugada, meternos en el ritmo de juego. Salimos fuertes, estamos muy unidas y convencidas de que podemos, y creo que esa es la base de un equipo para plantarse ante un rival tan importante como lo es Malvín”, continuó diciendo la perimetral fusionada.

Luego, se refirió a su desempeño y su año plagado de evolución: “Año a año siempre trato de mejorar y aprender cosas nuevas. Obviamente que todavía me falta muchísimo, pero espero seguir creciendo y evolucionando en mi juego para poder aportarle al básquetbol femenino y devolverle todo esto que me está dando”.

“Me encanta jugar al básquetbol, lo amo y lo siento muchísimo. Me suele pasar esto de que me largo a llorar, no lo puedo controlar, es natural, porque yo dejo todo por este deporte y por Defensor. Venimos trabajando muy duro desde hace ya tres años, desde 2017 que este club quiere salir campeón y no lo ha logrado, y yo creo que este puede y va a ser nuestro año sin dudas, así que el miércoles vamos a dejar absolutamente todo para quedarnos con esa copa”, agregó.

En cuanto a la repercusión que ha tenido y el hecho de que se hable tanto sobre ella en el último tiempo comentó: “La verdad que es algo muy lindo, que te reconozcan todo el esfuerzo y sacrificio que uno realiza todos los años, de perderse cumpleaños, comidas, acostarse tarde y levantarse temprano, muchos sacrificios que todo esto lo único que provoca son más ganas de continuar haciéndolo, y yo voy a seguir, hasta que pueda, hasta que no me den más las piernas yo voy a seguir dejando todo por el básquetbol”.

También contó que sigue ahora, de cara a la finalísima: “Ya estamos pensando en eso. Ganamos hoy, pero ya toca cambiar el chip. Vamos a entrenar a full domingo, lunes y martes para prepararlo de la mejor manera. La final es el miércoles, así que no tenemos muchos días, pero vamos a ver qué fue lo que hicimos bien y que fue lo que hicimos mal igual que el partido pasado para poder ajustar lo que haga falta”.

“Va a ser clave ser muy agresivas desde el arranque, mucha concentración e intensidad, proponer en ataque, correr la cancha de la manera que nosotras sabemos, defender y centrarnos en el juego de las referentes de Malvín, que sabemos que van a tomar el rol en los momentos más picantes del juego”, añadió.

Sobre encontrarse a cuarenta minutos del campeonato, el camino recorrido y si se veía en esta instancia a principio de año contó: “En realidad un poco sí y un poco no. Tuvimos un cambio de entrenador, lo que era algo nuevo para el club, teníamos que acostumbrarnos al técnico nuevo, pero creo que lo hicimos bastante rápido y muy bien. Desde arranque el equipo fluyó muchísimo y eso nos permitió empezar muy bien el año, después vinieron algunos baches que por suerte pudimos superar. Nunca desistimos, siempre seguimos luchando por nuestro sueño, que es llevarnos esa copa hermosa que tiene el campeonato para el club, así que el miércoles vamos a ir todas por el mismo objetivo, porque creo que este es el sueño de cada una de las jugadoras de Defensor Sporting, además de poder regalarle una alegría a la institución por todo lo que nos ha dado”.

“Para mí lograr el título sería la gloria. Jugar para Defensor la verdad que es un orgullo enorme. Me abrieron las puertas en el 2017, me dieron muchísimo, aprendí muchísimo, y poder darles ese regalo, ponerle esa frutilla a la torta digamos, sería increíble y algo que nunca me voy a olvidar en mi vida”, concluyó.