Con buen cierre de Santiago Moglia y Carlos Cabezas, Nacional venció a Goes en un partido donde el tricolor fue superior.

Resumen del partido

Pese a ser solo con parcialidad local, hermoso marco de público en Unión Atlética. Nacional comenzó con la clara intencion defensiva de controlar la pintura y brindarle el tiro exterior a un rival que no lo aprovechó. Austin y Morrison arrancaron encendidos, Cabezas desde la generación fue vital y Moglia goleó para sacar nueve demasiado rápido. Goes tenía enormes problemas para llegar al aro rival, hasta que con un par de corridas encontró tranquilidad y ganó en comodidad. Jackson en las cercanías del aro le ganó el duelo a Hatila dentro de un primer cuarto que terminó 20-16 para los albos.

En el segundo creció la figura de Aguilera para arrimar al Misionero, pero en momento de sequía Moglia con el aro inmenso fue clave para retomar siete. Si bien salió Morrison con tres faltas, la doble base mezcló la intensidad de Romero con la lectura de Cabezas, y dio réditos. Mojica de a poco se fue metiendo en el juego y Borsellino dejó ganchitos de los de siempre para que los de Reig se fueran cinco abajo al descanso largo.

El complemento arrancó parejo, Moglia lideraba de un lado, Aguilera y Jackson se turnaban del otro. La salida de Aguilera con faltas fue un quiebre, Morrison volvió a asumir, Moglia siguió de muñeca en llamas y Romero sumó un triple para conseguir la máxima de 14 ante un Goes totalmente perdido en cancha que sufría a Edo, su extranjero interno. Dentro del mal tercer cuarto, la buena noticia para los de Reig fue que entraron solo once abajo al último.

La reacción asomaba. Osimani mejoró la lectura de juego, Martínez desde los rompimientos generó puntos, Jackson aprovechó descargas cortas y Mojica dañó de 6.75. Además el Misionero vivió su mejor momento defensivo ante un Nacional que equivocó procedimientos y quedó dependiendo casi en exclusividad de Cabezas. La visita se llegó a colocar a cuatro (71-67), pero libres de Morrison y un triple fenomenal de Moglia estiraron a nueve en un abrir y cerrar de ojos. Esa diferencia fue demasiado, el Bolso la manejó y terminó quedándose de forma justificada con el triunfo.

UNO x UNO

NACIONAL

Cabezas (7): Leyó bárbaro, y sumó puntos. Clave para darle funcionamiento al equipo. Entiende todo. Moglia (9): El destacado. Morrison (7): Rachero. Interesante. Tiene mucho gol en sus manos. Austin (6): Arrancó bien, se fue apagando. Passos (4): Estando a años luz de su nivel, bajó 12 rebotes. Romero (6): Revulsivo. Mejoró la intensidad defensiva. Souberbielle (4): Nunca logró entrar en partido. Ruiz, Espíndola (-): Poco en cancha. Zylbersztein (7): Frenó reacciones del rival y logró -con suerte dispar- que su equipo plasmara ideas de juego, algunas salieron mejor que otras.

GOES

Martínez (4): No la metió de afuera y se le complicó para desnivelar. Osimani (5): Sin brillar, fue importante. Mejoró la lectura para la reacción final. Aguilera (7): El mejor de su equipo, defensivamente fue siempre cumple, adelante sumó. Edo (1): Para no ser duros, evitamos el concepto. No mostró nada. Jackson (7): Hizo bárbaro su trabajo y colaboró con el resto. Buena noche. Mojica (5): Bien boricua. Tiene un gatillo, es atlético, debe mejorar la lectura. Borsellino (5): El primer ingreso fue bastante mejor que el segundo. Rodríguez (-): Segundos en cancha. Reig (5): Puede estirar su plantel. Ofensivamente su equipo fue muy anunciado.

EL VAR

Andrés Bartel, Washington Chamorro, Fernando Pastorino (5). Lo llevaron bien, con algunos errores puntuales. Le pintaron una antideportiva a Aguilera que dio sensación de común.

_______________________

Lo destacado

Seguramente estemos ante el mejor momento en la carrera de Santiago Moglia. El mejor, de verdad. Con la confianza por las nubes no solo lideró la ofensiva de Nacional, sino que apareció cargándose el equipo al hombro en momentos complejos de la noche. Además, defensivamente ha dado un plus, seguramente inspirado por los años compartiendo con Gonzalo Fernández. Por su noche y su presente, destacadísimo.

Lo distinto

A los extranjeros generalmente le cuesta la adaptación. Morrison la venía rompiendo y en el amanecer del segundo cuarto le cobraron correctamente una falta ofensiva. El foráneo se enojó y le tiró la pelota a Bartel, demasiado rápido, golpeando al juez en el hombro. No dio la sensación de querer agredirlo, pero tampoco se la alcanzó de buena manera. El árbitro internacional, dudó un instante y mientras llegaban protestas de ambos lados, le terminó pitando la técnica al foráneo.