Gerardo Jauri dirigirá por segundo año consecutivo a Olimpia. De la identidad del plantel con el club, los extranjeros, su forma de ver el basquetbol y mucho más, habló con nosotros en esta nota, donde cree que llegar nuevamente a Playoffs sería un objetivo “importante” para el equipo de la Cúpula.

¿Cómo vio el equipo ante Urunday?

Si bien defensivamente recibir 75 puntos no es tan malo, creo que muchos fueron goles fáciles, hubo desatenciones en rotaciones defensivas. Uno por uno perdimos mucho, dimos mucho la línea final. Son cosas que también parten por virtud del rival. Falta trabajo colectivo, defensa más sólida. El equipo de cualquier manera se plantó en una cancha de visitante de buena forma y trató de jugar. Fue un primer tiempo muy trabado, creo que ofensivamente después encontramos varias vías de gol, que eso es lo que pretendemos que sea una de las fortalezas del equipo, no depender de una o dos manos, sino que haya goles por varios lados. Queda obviamente mucho camino por recorrer y mucho por mejorar.

¿Qué importancia tendrá la rotación del plantel?

El año pasado el décimo jugador de la rotación en participar era Cabillón con 6-7 minutos. Los nueve restantes anduvieron arriba de 15 minutos de promedio, es algo que vamos a intentar nuevamente hacer. Queremos que Agustín Martínez también tenga una rotación aún mayor. En un basquetbol que se intenta hacer de mucha intensidad con un ritmo fuerte, necesitás tener una rotación importante. Ese es el objetivo. Hoy no rotamos tanto como queríamos porque Juan (Viana) y Nobile se integraron anoche, vinieron con una carga mental y emocional grande. La rotación va a ser uno de los nortes que vamos a tener.

¿Qué habló con Viana y Nobile tras su fallido ascenso con Cordón?

Lo que les plantié a ellos fue que sabía que vienen con una carga mental y física muy fuerte, cuando no se logra un objetivo se frustra. Lo bueno de ellos es que ya tienen por delante otro objetivo, hay que dar vuelta esa página, aprender de esas experiencias y ahora ya tienen un nuevo objetivo que es por una participación en una nueva Liga. No se le dio mucho descanso por eso también, para que se metan ya en el próximo objetivo.

Los tres extranjeros elegidos ya jugaron en Uruguay ¿fue una estrategia de elección?

Se fue dando. Siempre uno busca un esquema, a veces las opciones que se van presentando no se dan. Entendíamos que había unas ventajas de tener a Riauka. El estaba acá habiendo jugado El Metro, que de todas formas sin desmerecer es totalmente diferente a la Liga. Al haber salido campeón Miramar tuvimos un poco más de tiempo con él. Lo de Newsome es conocido, tuvo un muy buen metro, terminó temprano también su participación en Stockolmo y vino rápido con nosotros. La apuesta a Villegas es la de un jugador que como el resto de las fichas del plantel, como Macanskas que es ficha nacional, tienen una relación con el club. Nosotros buscamos que haya una identidad de adentro hacia afuera, buscar contagiar y que se cree una identidad con el equipo, y tanto Pablo como Johwen lo tienen por su pasado olimpista. Entendemos que Villegas nos puede dar un salto de calidad, en el entendido que no somos de la idea de los super héroes o super jugadores, él se esta acoplando al equipo, llevamos tres entrenamientos y dos amistosos, llegó hace una semana. Estamos a la expectativa de seguir construyendo el equipo y seguir avanzando.

Todo el plantel –menos Riauka- jugó alguna temporada previa en Olimpia ¿qué ventajas trae?

No es casualidad. Cuando empezamos confiándole a Abel (Agarbado) el capitanato y la titularidad fue una señal mirando hacia abajo y teniendo identidad. Iván (Loriente) hace unos cuantos años que está y ya está arraigado en el club. Lo de Brian (García) fue una apuesta a un contrato a dos años, el año pasado fue un año especial y tenemos una linda expectativa con su desarrollo. Y los muchachos del sub-23, juveniles y cadetes que nos están dando una gran mano para conformar el plantel. No solo con pasado olimpista se puede jugar bien, pero si son buenos jugadores, se comprometen y además tienen un pasado, está bueno.

¿Qué le pide a su equipo?

Intensidad en el juego, tanto defensiva como ofensiva. Ritmo, mantener esa intensidad de forma pareja durante el partido. No quiero desmerecer a mis jugadores que estoy super contento, pero sin tener talentos eximios que por sí solo dándole la pelota resuelvan todo, necesitamos generar una estructura de equipo que nos dé cosas. Ser un equipo que no es egoísta y se comparta la bola. De ahí a que la cosa funcione hay que verlo en la cancha, hay que desarrollarlo. Los otros equipos que veo también están con mucha intensidad y buscando cosas parecidas a nosotros, va a ser una Liga muy dura.

¿Cuál es el objetivo de Olimpia?

Soy de la idea que los objetivos se van construyendo. Uno puede plantear algo, pero cuando lo hacés podés quedarte en ser muy optimista o haber sido muy conservador. Yo creo que los objetivos se van construyendo porque la cancha es la que manda, yo puedo ser muy teórico, pero si después no funcionamos adentro de la cancha nos van a ganar porque jugaron mejor, o son mas intensos o jugaron con mas ritmo. Creo de cualquier manera que intentar jugar Playoffs nuevamente sería un objetivo importante. Olimpia hacía muchos años que no lo hacía, no estoy catalogando años anteriores ni juzgando, pero por diferentes motivos no jugaba. Volver a jugarlos nos consolidaría en una posición, eso sería lo primero, pero no es fácil. Si repasamos los equipos hay muchos para buscar esos ocho lugares. Y hay algunos que salen con una diferencia de jugadores y presupuesto que entiendo son numero puesto. No va a ser un objetivo fácil, pero hay que construirlo para ir para ese lado, después se ve, se desarrollan otras cosas.

¿Qué piensa de las estructuras del basquetbol uruguayo?

Creo que es hora de que Metro y Liga se jueguen simultáneamente. Me parece que hay capacidad, si bien no sobran los jugadores porque la base de la pirámide es chica, es un tema de darle oportunidades a jugadores que están en el medio. Capaz se hace mas exigente, tal vez habría que buscar plazas en el interior, pero tampoco es fácil, no es decir vos jugás y chau, porque tienen que formarse y fortalecerse. Lo ideal sería sacar de Montevideo, porque sino es una “liga capitalina”. No decretás que sea una Liga Uruguaya, hay que ir a buscarla. Es un lindo debate, donde tenés que poner a todos a pensar. Yo en un momento pensé en fortalecer la Liga con equipos que se ganen el derecho a jugar un torneo de 10-12 equipos, capaz puede levantar el nivel, pero como no tenemos esa experiencia no te lo puedo afirmar, habría que pensarlo más.

¿En que benefició jugar con tres extranjeros?

En lo personal te doy el ejemplo que Olimpia con tres extranjeros tuvo jugadores de 20, 23 años jugando playoffs arriba de 15 minutos. Y otros equipos también lo hicieron. Respeto mucho a mis colegas, soy un hincha bárbaro de como trabajan ellos. Ninguno por capricho hace jugar jugadores por cédula, si tenemos que tirar gurises a la cancha los tiramos. A veces los presupuestos dan para tener jugadores más hechos y con más experiencia, pero es otra cosa, a mi me parece que han tenido buena participación jugadores jóvenes, yo no veo que esa limitante se dé tanto. Nosotros no tenemos demasiado jugadores grandes entonces son los que más vienen, el perímetro no te lo recorta tanto. Y te eleva el nivel, muchas veces hay extranjeros que te lo levantan pero también hay otros que no tanto. Acá se juega un básquet exigente, en cuanto a la táctica. Yo le doy para adelante a mis colegas. Hay jugadores que vienen de universidades y le pedís que defiendan de tal manera y te dicen que nunca lo hicieron, muchas veces jugar acá es un posgrado. Hay de todo, desfasaje en extranjeros también. Las finales del año pasado tuvieron un nivel de extranjeros que yo nunca había visto, era tremendo, está muy bueno, pero veo limitado que todos los equipos puedan. Los que no podemos llegar a ese tipo de extranjeros tratamos de que el equipo potencie a los jugadores. Hay buenos ejemplos de jugadores jóvenes que acá hacen una buena experiencia, luego dan el salto y se van a jugar a otro lado con una buena base.

¿Cómo se siente en su segundo año en el club?

Estoy con ganas. Es un segundo año donde esas primeras dudas, ansiedades de un nuevo equipo, de una nueva casa ya pasaron. Ese proceso de adaptación no lo tuve este año, ya estamos trabajando en un ambiente con todo el equipo muy bueno. Es un plus que no gana partidos, pero hace al equipo más fuerte anímicamente, comprometido. Todos los jugadores han respondido, una entrega bárbara y eso para todo entrenador es muy bueno, como puntapié inicial me pone muy contento porque es una de las premisas que yo entiendo debe pasar, tratando de transmitir hacia afuera, porque en definitiva ganar o no ganar, el equipo tiene que tratar de acercarse a que la gente se sienta identificada, tratamos de ser responsables, entregarnos, jugar bien al basquetbol, tratar de ser efectivos, si eso contagia es parte de nuestro trabajo y se cumple nuestro objetivo.