Diego Álvarez fue un pilar fundamental en el ascenso de Peñarol. Su conducción, sus triples en momentos claves y su infalible tándem con Salvador Zanotta, son algunas de las razones por las que el base se transformó en uno de los jugadores más importantes del proceso aurinegro. Una vez finalizado el encuentro, emocionado por el logro, se detuvo a charlar con Basquet Total.

Comenzó contando cual fue la clave para remontar el partido y quedarse con el segundo ascenso: "La clave fue siempre estar ahí, y aunque Cordón fuera mejor, no podíamos permitir que se nos vayan. Creo que al segundo tiempo salimos con una mentalidad totalmente distinta. El partido nos estaba dando una posibilidad de que, si bien ellos estaban jugando mejor, no se veía tan reflejado en el marcador. En el tercer cuarto salimos a comernos la cancha, recortamos rápidamente la diferencia y pasamos, eso nos permitió llegar al último cuarto con más tranquilidad".

"La diferencia al entretiempo era de tan solo cuatro puntos. Creo que en el segundo tiempo la zona nos dio mucho de correr, nos permitió correr la cancha constantemente y a partir de ahí generar más volumen de juego, encontrar diferentes vías para anotar y poder ser un poco más fluidos en ofensiva", agregó el base mirasol.

Luego se refirió al bajo tanteador y nivel ofensivo que se dio a lo largo de la serie: "En todos los partidos el score fue bastante bajo. Creo que en los Playoffs defendimos muy bien e intensamente en todos los partidos, dejando siempre al rival en algo así como sesenta puntos, y hoy a Cordón lo dejamos en cincuenta y cuatro. Fue una serie muy defensiva y eso nos permitió que quizás los errores que tuvimos en ataque no influyeran tanto porque atrás estábamos muy fuertes".

También se refirió a la defensa zonal que implementaron a lo largo de la serie: "Sabíamos desde antes de arrancar las finales que era algo que los complicaba mucho a ellos. Nosotros no éramos un equipo que marcara mucho en zona, no lo hacíamos muy bien, pero lo planificamos bastante, lo aplicamos en los partidos y nos dio mucho resultado. Creo que a ellos también les jugo en contra la cabeza, por los malos porcentajes que tienen de afuera y lo que les dificultó que los marcaran así durante todo el campeonato, y empezaron a jugar más para el costado que verticales al aro".

Posteriormente evaluó su segundo año en el conjunto carbonero: "La verdad que estoy muy feliz, muy contento, pudimos cumplir el objetivo, primero subir de la DTA al Metro, y ahora, en un torneo tan complicado como es éste, lograr subir a la Liga. Cuando nos fueron a buscar a nosotros el año pasado nos dijeron que Peñarol tenía que estar en la Liga 2020, y lo pudimos cumplir, así que ahora toca disfrutar".

En cuanto al haber logrado el objetivo pese a las adversidades que se les presentaron en el camino dijo: "Es una alegría muy grande para todos, la gente acompañó durante todo el año. Este torneo en particular fue muy difícil, tuvimos que suplir muchas bajas. A principio de año se nos fueron dos Sub23 que no podían jugar por temas reglamentarios, en la quinta fecha a Agustín Zuvich lo suspendieron, y era un jugador muy importante para nosotros, se nos va el extranjero (Khapri Alston) en el medio de la liguilla, nos sacan un puntos, nos cierran la cancha, y a pesar de todos los obstáculos que se nos presentaron, pudimos abrochar el ascenso y estamos muy felices".

"Pasamos por muchos momentos críticos, éramos un equipo de hombres, somos todos hinchas de Peñarol y esto era lo que más queríamos, meter al más grande en la Liga, . Es una alegría enorme para nosotros después de todo lo que pasamos, lo estamos disfrutando mucho, y bueno, ahora está todo en la dirigencia, queda un año y medio para comenzar la próxima Liga, así que hay tiempo para pensar cómo van a encarar esa temporada. Nosotros hicimos nuestro trabajo, y ojalá que el día de mañana se acuerden de mí a la hora de armar el plantel. Pero lo cierto es que, para nosotros, el objetivo está más que cumplido", concluyó.