Juan Wenzel, emblema en los dos ascensos consecutivos de Peñarol y figura en el juego cumbre ante Cordón con cuatro triples, dialogó con Basquet Total luego de obtener el boleto a la Liga Uruguaya.

El oriundo de Trouville contó sus sentimientos: “Fue impresionante. Una alegría, un alivio, una mezcla se sensaciones. Estoy muy agradecido a esta gente que nos vino a alentar, por suerte se pudo dar en paz. Es una alegría para todos”.

En la noche señalada, la muñeca estaba en llamas: ”Por suerte me tocó, mis compañeros me dejaron solo y tiré con confianza. No se me venía dando en estos Playoffs, el año pasado con Capitol había aportado en ese rubro, pero entraron hoy y es una alegría impresionante”.

Juan habló de la rebeldía que tuvo el equipo para salir de la adversidad: ”Había material, los jugadores, los dos cuerpos técnicos. Nos bancamos muchas cosas que no vienen al caso. Bancamos, nunca nos caimos. Tuvimos bajas muy importantes y el equipo siempre fue para adelante. En el último partido cuando parecía que todo estaba perdido mis compañeros defendieron como unos leones para correr la cancha y contagiarnos mutuamente con la tribuna”.

Dos torneos con la aurinegra, un club que siente mucho, Wenzel contó como lo vivió: ”Jugar en Peñarol es hermoso, pero a su vez es la responsabilidad de representar a más de la mitad del país y hay que saber llevarlo. Hay que tener cuidado con las actitudes que se tienen. Es un disfrute increíble”.

En el cierre, abrazo con la novia, con el sobrino, y otro muy especial: ”Con el viejo los dos somos de pocas palabras. Nos miramos y nos entendemos todo. Un abrazo y festejar juntos”.