La ronda de notas previas a los entrenadores de DTA recaló en La Blanqueada, donde hablamos con Leonardo Tróccoli, entrenador en jefe de Paysandú.

¿Como ves al equipo en estos entrenamientos previos?

Lo veo muy bien. Venimos trabajando ya con el cuerpo técnico integrado por Ismael Paz como asistente técnico, Mariana Sosa como preparadora física y Pablo Ferreira como kinesiólogo. Al equipo lo veo predispuesto, con ganas de entrenar; sin excusas ni quejas. Buscamos elevar y perfeccionar la intensidad del juego antes del arranque del campeonato y venimos bien. Los veo motivados y con ganas de empezar. Eso es positivo.

 Hay muchos jugadores que repiten del año anterior y otros que conocés tras tu paso por 25 de Agosto, ¿Ayuda eso a la química del grupo y el relacionamiento entre sí? 

Cuando hablé con los dirigentes sobre el armado del plantel ellos me comentaron que tenían una base de la campaña anterior. Me pareció bien y a esa base de jugadores le agregamos a Javier Crócano y Federico Gómez, dos jugadores con los que trabajé durante el año en 25 de Agosto y que conocen la divisional. Es de gran ayuda para mí tenerlos porque ya nos conocemos. La química entre ellos es bárbara, se conocen hace tiempo e incluso algunos son amigos entre ellos. Estoy conforme con el grupo que se ha armado y el plantel largo que tenemos. Los jugadores que están los elegimos, eso me deja conforme.

 También hay muchos integrantes del plantel con vasta experiencia en DTA, como Fabián Cabrera, Gonzalo Rama o Federico Curbelo. ¿Cuánto pesa eso la hora de jugar?

 Tenemos muchos jugadores de experiencia y eso es importantísimo en esta divisional. Vienen jugando hace años en DTA y eso nos va a dar una gran ventaja. Creo que llegado el momento, cuando haya que cerrar partidos parejos, definir posiciones o situaciones, esos jugadores van a aparecer y sacar la cara por el equipo. Pienso que en ese rubro estamos bien cubiertos, estoy tranquilo porque sé que puedo contar con ellos y van a responder de buena manera.

 ¿Cómo surgió esta chance de dirigir al Paysa?

 Ya habíamos tenido una conversación el año pasado y no se pudo dar. Este año cuando decidieron y confirmaron que iban a jugar me encontré con algunos dirigentes que me plantearon la posibilidad de que pueda estar este año. Apenas me lo propusieron dije que sí y arreglamos, sin dar mucha vuelta. Yo tenía ganas de estar al frente de un plantel principal y ellos de que dirija a Paysandú, por eso arreglamos en seguida.

 Es tu primera experiencia como entrenador en jefe, ¿Cómo te sentís en este nuevo desafío y de qué manera te recibió Paysandú?

 Estoy muy contento por la oportunidad y el en el club me recibieron espectacular, tanto los dirigentes como los jugadores. En los entrenamientos no falta nada y ellos (los jugadores) siempre están predispuestos. Eso para mí es fundamental. Escuchan y siempre están a disposición para tratar de llevar a cabo lo que uno quiere. La verdad es que me encontré con un club bastante ordenado y con buena vibra para trabajar.

 Cuando comience el torneo, ¿Qué veremos de Paysandú? ¿A qué vas a intentar que juegue y en que faceta hacés hincapié?

 La idea que tenemos es ser un equipo agresivo, tanto en ataque como en defensa. Defensivamente buscamos presionar en toda la cancha la mayor cantidad de minutos posible. Intentamos tener variantes defensivas para sorprender al rival y no ser previsibles. Queremos jugar con compañerismo y trabajar en equipo defensivamente. En ataque la idea principal la idea es correr la cancha, tratar de anotar rápido o en transición. Tenemos jugadores para hacerlo.  Si no lo logramos, jugar estacionados y con mucha movilidad en ofensiva. Vamos a tratar de, si no logramos correr la cancha, jugar un 5×5 organizado, con espacio y los roles bien definidos.

 Respecto al nivel de Tercera este año, ¿qué opinión te merece la jerarquía de los equipos de esta temporada?

Va a ser una de las DTA más fuertes y parejas de los últimos años. Con muchos equipos que van a buscar pelear por los primeros lugares y un nivel general alto respecto a los años anteriores. Va a estar muy peleado y es un lindo desafío para todos porque el nivel es alto y hay que buscar ser competitivo en la mayor cantidad de partidos posibles.

 ¿A qué aspira Paysandú este año?

 Ser competitivo es lo primero. A medida que transcurra el campeonato buscaremos elevar la calidad de nuestro juego. Si logramos eso nos vamos a colocar en una buena posición para la recta final del torneo. Es lo que queremos: terminar lo más arriba posible y pelear en la parte alta de la tabla.

 Paysandú es un club donde el plantel y los hinchas siempre han estado en sintonía, ¿Has sentido esa unión entre los protagonistas y la gente del club?

 Sin dudas. En el plantel tenemos varios jugadores que son hinchas del club. Eso genera un ida y vuelta con los hinchas o allegados que es muy lindo, te hacen sentir que remamos todos para el mismo lado. Apoyan constantemente en los entrenamientos así que damos por sentado que su aliento y presencia durante el año está asegurado.

 ¿Qué no va a faltar en el Paysa de Leo Tróccoli, tanto dentro como fuera de la cancha?

 Queremos que el equipo sea solidario, agresivo, generoso. En cada partido y durante la semana en las prácticas. Un equipo que se entregue 100% en cada juego. Aspiramos a que esas características estén siempre, pero, sobre todo, un equipo que juegue bien al básquetbol y donde todos se den para adelante en los aciertos y errores.

 Si tuvieras que elegir un jugador del básquetbol uruguayo para incorporar a este Paysandú, ¿quién sería?

 Nos queda una ficha libre (risas). Habría que ver, pero nosotros decidimos no ocuparla, así que creo que no sumaría a nadie al plantel que tenemos. Estoy a muerte con el equipo que armamos y seguro que vamos a dar pelea.