La ronda de notas con DTs de la Liga llega a Villa Biarritz. Hablamos con Juan José Rovira, quien estará al mando de Biguá un año más.

-¿Con qué objetivos encara Biguá esta Liga?

El objetivo por ahora es ir armando el equipo, a medida que pasen las fechas y sepamos bien, si vamos a tomar una cuarta ficha o no, ahí vamos a poder saber bien cuál es el objetivo del equipo. Pero por ahora es ir armando el equipo e ir partido a partido.

-El año pasado arrancaron con una ficha menos y se incorporó Martín Osimani sobre la marcha, ¿depende de eso la injerencia que se le dé a los Sub 23 en el plantel o pasa por otro lado?

El año pasado Biguá fue el cuadro que hizo jugar más a los Sub 23 por minutos de toda la Liga. Jugaron dos Sub 23 muchos minutos (Martín Couñago y Martín Rojas) y los otros rotaron a principio del campeonato. La diferencia entre Biguá y el segundo fue abismal en relación a los Sub 23. Este año lo mismo, van a tener sus minutos, se los van a tener que ganar, pero vamos a esperar si contratamos la cuarta ficha o no.

-¿Se va a buscar esa cuarta ficha o está en definición todavía?

Está en definición todavía porque tenemos que ver bien el equipo, Zanotta no ha podido practicar todavía. Estamos todavía en veremos y sobretodo, después de la Copa Biguá y otro campeonato que tenemos, ya vamos a ir tomando decisiones.

-¿Cómo cae en el rol del entrenador que los jugadores lleguen tan sobre la fecha de El Metro?

No estamos contentos con la ida de los jugadores al Metro, por un tema de preparación, de que también vemos que muchos que vuelven lo hacen casi sin entrenar. No tuvieron descanso de la Liga pasada a esta y todavía no llegan bien físicamente, entonces tenemos muy poco tiempo para ponerlos bien. Nos gustaría que Zanotta ya estuviera practicando con nosotros y todavía no sabemos ni cuando termina El Metro. No sé cómo hacemos con Salvador (Zanotta), que día se va a meter con el plantel.

-Con tu experiencia de la Liga pasada en la que Biguá alcanzó su punto más alto en el tramo final del torneo, ¿pensás que se da por la mala preparación que se hace en el arranque?

Sí claro. Es un tema que lo venimos hablando con los dirigentes, ellos están haciendo todo lo posible, pero hay veces que el tener jugadores Sub 23, que los piden los equipos de El Metro y la demora de la confirmación de los extranjeros, llevan a que a uno le cueste armar el equipo, el año pasado pasó eso. Recién tuvimos a tres extranjeros estables y el equipo bien armado, cuando se dio el parate antes de jugar el Reclasificatorio, que en esa semana y pico donde tuvimos para armar el equipo, fue donde nos sentimos más cómodos, se pudo trabajar bien. Se vio en el Reclasificatorio y en los Playoffs, que Biguá tuvo su mejor momento ahí. Eso es algo de lo que estamos precupados, hemos tenido prácticas de seis jugadores hasta ahora, no hemos podido hacer un 5×5 en las prácticas porque no hemos llegado a 10. Pero son cosas que puedan pasar, por eso tenemos que aprovechar la Copa Biguá y la otra que tenemos con Malvín, Trouville y Defensor después, que nos va a ayudar para ir agarrando ritmo.

-Charles Hinkle y Storm Warren repetirán en el equipo, son conocidos en el medio, ¿de Luís Santos que nos podés decir?

Es un jugador que estuvo en la selección Dominicana. Nos lo recomendó el Che García y Santiago Alfaro que trabajaron con él. Nosotros estábamos buscando un jugador como él, fuerte, con movilidad, que sea joven, creo que es un jugador que podía jugar de interno junto con Warren o Martín Rojas, que es un “4” muy importante para nosotros. Estamos contentos con la contratación de él. Es muy joven, tiene 24 años, estuvo en la preselección para ir al Mundial y fue de los últimos cortes. Las recomendaciones tanto del Che, como de Santiago, fueron muy buenas.

-¿Qué te deja la primera Liga con tres extranjeros?

El tema deportivo es positivo. Iguala mucho los cuadros con poco nivel de nacionales, con los extranjeros te los igualan. Todos los partidos son complicados, va a ser una Liga pareja como la del año pasado. A mí me gusta el tema de los tres extranjeros, complica un poquito el tema de los nacionales, que son cuatro nomás y al haber equipos que no toman los cuatro, hay jugadores que se quedan sin jugar. Cada jugador, cada año se lo tiene que tomar muy en serio, sabiendo que las posibilidades de trabajo son pocas. Pero creo que los tres extranjeros han emparejado mucho y si le llegás a pegar como Atenas el año pasado, que tuvo la suerte de embocar los extranjeros, te puede tirar para arriba o si no le pegás, te puede tirar para abajo.

-Destacabas los minutos de los Sub 23, ¿planean mantener esta cualidad? ¿La idea es sumar alguno más a la rotación?

La idea de Biguá es que tengan minutos, pasa que muchas veces la gente quiere que jueguen todos y es imposible teniendo cuatro fichas más tres extranjeros, ya tenés siete jugadores y todavía querer que jueguen cuatro Sub 23 se hace muy difícil. Los Sub 23 tienen que trabajar, tienen que ganarse los minutos. Biguá siempre está con el tema de darles minutos, Martín Rojas los va a tener y después posibilidades van a tener todos. Capaz que arrancamos con tres fichas y todos van a tener sus posibilidades, pero hay que trabajar, hay que esforzarse. Ya vieron el año pasado, que tanto Charlie (Couñago), terminó jugando casi 18 partidos de titular y Martín Rojas, con más de 20 minutos por partido. Eso demuestra que Biguá las posibilidades a los Sub 23 se les dan, pero no se las puede dar a cinco. Algún minutito pueden tener, pero hay que ganárselos, entrenar, preocuparse en mejorar. Muchas veces El Metro nos los devuelve de una manera que a nosotros no nos gusta, porque vuelven mentalmente cansados muchos y físicamente como para descanso y no tienen tiempo de hacerlo, porque termina el torneo y ya arranca la Liga. Habría que ver ese tema de los jugadores que quieren tener minutos en la Liga, no sé si les sirve ir a El Metro.

-¿Qué solución le ves a ese problema?

Ese es un tema más de los dirigentes. Yo creo que Biguá, los jugadores que piensa que van a tener sus minutos en Liga no tendrían que jugar El Metro, tendrían que jugar la Sub 23 y hacer un entrenamiento especial en el parate con los entrenadores de cada club, ponerse más fuertes físicamente y prepararse para la Liga que viene. Si van a El Metro y practican una vez por día, en algunos cuadros, los entrenamientos no son buenos y terminan perdiendo seis meses de prepararse para la Liga. Llegan a jugar cansados y muchos mentalmente agotados, sobre todo para llegar a un lugar en donde la exigencia es mayor a donde estaban, que pasan de ser líderes, a tener otro rol diferente. Entonces, desde mi punto de vista y el del cuerpo técnico de Biguá, porque ya lo hemos hablado muchas veces, los jugadores que quieren tener minutos en Liga, tendrían que quedarse en los clubes trabajando. Los que no, sí podrían ir a jugar a El Metro, pero al mismo tiempo seguir entrenando en las mañanas en los clubes. Es lo que estamos intentando nosotros, lo pudimos hacer durante un tiempo, pero después los jugadores, por un tema de exigencia del cuadro de El Metro, que juegan de noche y están cansados también, es muy difícil presionar a los chiquilines para que hagan un doble turno. Es un tema que en Biguá lo estamos hablando mucho y queremos ver si para el año que viene, podamos hacer eso, poder quedarse con los jugadores que quiere que jueguen en primera, trabajando en el club.

-¿La experiencia internacional de Martín Rojas qué te deja?

Una felicidad tremenda, me dejó muy contento. Yo creo que todo jugador que tiene condiciones y se entrena, le va a llegar. A veces los Sub 23 están apurados y piensan que tiene que ser ahora, pero todo llega. Si sos un buen jugador y trabajás bien te va a llegar. Lo de Martín nos dejó una alegría tremenda, pero creo que los últimos partidos en Larre Borges, se vio bien que en los entrenamientos estaba muy cansado, estaba agotado. Tiene que parar en algún momento, porque viene hace dos años con Metro, Liga, Metro, selección uruguaya y el que termina perjudicado es el chiquilín por no tener un descanso, que es parte del entrenamiento. Lo disfrutamos, cuando Martín se propone algo lo logra, es un “4” chico, pero con mucha intensidad y con muchas ganas de aprender.

-¿Ves como opción sus minutos de “3” que tuvo en la selección para la Liga?

Creo que no, Martín es un buen “4”. Cada vez que escucho algo de eso no lo entiendo. Él es un buen “4”, no va a ser un buen “3”, yo ya lo probé en Cadetes, en Juveniles en su momento también lo puse de “3” y sé que Martín es fuerte en su puesto de “4”. Si bien te puede marcar a un “3” lo más bien, su fuerte no es el juego del 1×1 de frente. Lo probamos en Cadetes, jugó todo el año de “3”, pero su buen juego es de “4”. Si lo ponemos de “3” lo más seguro es que no juegue tan bien, va a haber jugadores que van a jugar mejor que él en esa posición.

-Si bien Zanotta no ha llegado al plantel, ya se incorporó Demian Álvarez, ¿cómo se está adaptando al plantel y que creés que te puede aportar?

Demian fue algo que no esperábamos tener porque en los presupuestos de Biguá no estaba. Justo salió que Aguada se podía hacer cargo de una parte del sueldo porque ya tenía contrato y cuando vimos esa posición, hablamos con él y nos dijo que quería venir, lo hablamos con los dirigentes y se dio por suerte. De Demian buscamos lo que es, un jugador muy completo, que asume en los momentos importantes, tiene una personalidad que a mí me gusta mucho. A Biguá le faltaba un jugador así y fue una gran contratación de los dirigentes.

-¿Qué ventajas creés que te da el mantenerte en tu puesto durante un tiempo, a la hora de afrontar una nueva Liga?

Da ventajas con los jugadores que ya venían jugando conmigo. Demian y Zanotta, no van a poder, ni han entrenado mucho con nosotros, si bien ha hecho Demian bastante en media cancha, pero no en cancha completa. De los tres americanos, vienen dos que ya estuvieron el año pasado con nosotros. Eso es una ventaja, pero tenemos que esperar tener a todo el plantel completo, la cuarta ficha, para darnos cuenta, que si los minutos que van a tener los jugadores nuevos, los podemos aplicar ya con los jugadores que tenemos. Nos ha dado un buen resultado el juego que nosotros queremos, así que vamos a esperar que los jugadores nuevos también lo entiendan y se sientan cómodos con eso que es lo importante, que el jugador se sienta cómodo con lo que nosotros le damos.

-Hace unos años Biguá nos tenía acostumbrados a ser un equipo seguro en Playoffs. En los últimos tiempos han tenido participaciones interrumpidas, ¿la idea es volver a generar esa identidad?

Esa es la idea. El año pasado logramos entrar después de dos o tres campeonatos sin estar, se logró ese objetivo y este año, si bien no lo tenemos claro todavía, la idea es estar ahí de vuelta. Se está haciendo un equipo para pelear lo más arriba posible, pero necesitamos poder tener el plantel entero para saber bien lo que queremos. Pero por supuesto que entrar a Playoffs es uno de los principales objetivos que vamos a tener en el año.