Demian Álvarez concluyó su participación con Uruguay Elite Team con balance positivo y habló del desempeño del equipo, Santiago Vescovi y su futuro tras dejar el club con el que salió campeón.

“Un campeonato difícil y con equipos durísimos. Vinimos con tres entrenamientos nada más y eso mucha gente no lo sabe. Nos juntamos para jugar contra equipos europeos o de altísimo nivel e hicimos un digno papel”, comenzó manifestando. 

Habló de cómo lo vivió personalmente: “Es un mes, porque fue tan sólo este mes de preparación y pocos partidos. Vine como pude y creo que estuve a la altura que es lo importante”.

Contó cómo vio a este equipo Elite, de afuera los mejores momentos de Uruguay se percibieron en la segunda parte frente a Flamengo: “Bien, cuando empezamos a ponernos ásperos y a pasarnos la pelota, jugamos un básquetbol lindo”. 

Si bien este equipo fue distinto e integrada por algunos extranjeros, ya aparecen las nuevas caras jóvenes: “Hay unos lindos proyectos, a ellos hay que empujarlos y darles todo para que sigan evolucionando”. 

Si hablamos de proyectos, no faltaron las palabras alentadoras para Santiago Vescovi: “Me sorprendió este nene, juega bárbaro y no lo había visto personalmente. Me pone muy orgulloso que un uruguayo pueda rendir a este nivel, la manera en que lo hace es muy sólida, está preparado mentalmente, tiene un futuro bárbaro y el techo se lo pone él”.

Para Demian es un reencuentro con este escenario tras haber logrado la Liga Uruguaya con Aguada: “Nos vamos ganando de vuelta el último partido. Siempre es lindo jugar en el Antel (Arena) y todo el mundo queda impresionado con el estadio que tenemos, o sea que hay que cuidarlo y darle valor”.

Se viene una nueva etapa para el ex Aguada: “Hace cuatro años que venía jugando en Aguada y es un club que me dio muchísimas cosas. Me voy muy contento de Aguada porque salimos campeones, cumplimos el objetivo y estuvimos en tres finales seguidas, que para el básquetbol en cualquier parte del mundo es dificilísimo lograrlo y fuimos justos triunfadores. Ahora me toca otra etapa en Biguá, estoy muy feliz y me recibieron bárbaro. Tenemos un muy buen equipo y vamos a dar pelea, porque tenemos un plantel súper competitivo. Habrá que ir viendo a medida de que transcurra el campeonato y ver para qué estamos, pero estoy muy positivo porque acá me han dado todo”.

Consultado por cómo le cae a su edad y con su experiencia esta citación, dijo: “Todo lo que sea jugar al básquet yo lo amo, contra el Bayern, Flamengo y Capitanes, todos equipos de otro mundo y en el Antel Arena, entonces ni lo pensé, porque me encanta este deporte y probarme a mí mismo. Al final del día, cuando paso línea compito contra mí mismo, o sea que estoy contento y siempre que pueda estar al mejor nivel lo voy a hacer”.

Por último, respondió a qué aprendizaje le dejó este torneo internacional: “Que se puede jugar a un nivel más alto, yo ya había participado en Sudamericana, estuve en la selección antes y me había demostrado a mí mismo que podía. Lo importante es eso, saber que estás vigente y que se puede, además de seguir mejorando”.