Terminadas todas y cada una de las jornadas del Antel Arena, las dos personas más buscadas en todo el escenario son Álvaro Martín y el Coach Carlos Morales. Los fanáticos del basquet quieren una foto con quienes le ponen la voz al mejor basquet del mundo en todo Latinoamérica. 

Ambos, con una humildad asombrosa se toman el tiempo necesario para cada fanático y hasta intercambian alguna opinión sobre la NBA y sobre basquet en general. Luego de atender a todos Álvaro Martín invita a Basquet Total a “pasar a su oficina” y ya con apenas algunas decenas de personas en todo el recinto, el relator se toma 10 minutos más para sentarse en el mismo puesto de transmisión desde donde relata la actividad del NBA G League International Challenge y regalarnos algunos conceptos. 

Ya de entrada y al darle la bienvenida nos regaló una frase que nos tiene a todos con los pelos de punta hasta ahora: “No le puedes decir bienvenido a Basquet Total a alguien que lo está leyendo todo el tiempo. Los sigo en la cuenta de twitter y los leo, es un espacio muy bueno el que le dan a quienes consumen ese tipo de contenidos y que prosiga la obra”. 

Ya que el popular Álvaro NBA Martín rompió el hielo, le preguntamos, para despejar todo tipo de dudas por el origen del termino Garciamoreando, popularizado por él en las transmisiones de la NBA: “El término Garciamoreando es de Basquet Total, marca registrada y les pago regalías. En serio que es de ustedes, no recuerdo exactamente cómo lo absorbí pero puedo admitir con muchísimo gusto y fina voluntad que no es mío. Creo que es una forma de diversificar un poco el vocabulario en español y rendirle tributo a un gran jugador”. 

También le consultamos sobre si el hecho de que el particular termino refiera justamente a Leandro García Morales tiene algo que ver con que él lo haya adoptado: “Sin lugar a dudas tiene mucho que ver que sea Leandro García Morales el jugador, más allá del gesto técnico. Hay muchos jugadores uruguayos que a mi me han gustado mucho y disfruté de verlos jugar: Mazzarino, el Bicho Silveira, Mauricio Aguiar y Leandro siempre tuvo su propio encanto. Y aún sigue jugando y siendo eficaz ahora otra vez en un equipo que va por el campeonato, es maravilloso”. 

Muy metido en la carrera y la realidad de La Bestia, Álvaro confía en que aún tiene mucho más para regalarnos en cuanto a basquet: “Es una persona que tuvo una linda carrera, pero que yo creo que también va a dar algo más al basquet cuando se termine su carrera, que por cierto no quiero que sea pronto, pero algo más va a aportar, no se exactamente qué ni en que rubro, puede ser mediático, administrativo, como entrenador, no sé, pero hay un Capitulo 2 ahí pendiente que seguramente él lo decidirá a su debido tiempo”. 

Aprovechando su conocimiento del basquet uruguayo lo consultamos por su opinión sobre cómo ve el futuro: “Uruguay siempre tiene una nueva generación, el problema es que necesita profundizarla. Necesita de ese octavo, noveno o décimo jugador, que le den el descanso a los titulares para que cuando llegue el último cuarto y las papas quemen, estén todos a full y puedan ganar el partido que hasta ahora perdían, y perdían en el ultimo cuarto. Esa es la diferencia, ese pequeño margen que convierte al “Sísifo Uruguay”, en el ganador Uruguay”. 

También pensado en el futuro le pedimos una opinión sobre Santiago Vescovi: “Hoy (el jueves) dio una demostración de apertura de cancha, de aceptar un papel que no es probablemente el que él prefiera o el que se siente acostumbrado y que le da más confianza. Hoy ha hecho pases desde el eje central hacia el costado, o de lado a lado de la cancha que yo creo que hace un año atrás ni siquiera intentaba. No lo conceptuaba, no lo visualizaba y por lo tanto no ejecutaba ese pase. Y está entendiendo que eso tiene un valor para el equipo, que eso alegra al compañero y que eso hace que el equipo se potencie y juegue en su mejor versión. Es exactamente lo que un armador hace y algunos lo entienden de nacimiento, desde el momento que pisan una cancha y otros, como el caso de Santi, necesitan una adaptación. Pero hoy dio un paso, en mi opinión importante y a un buen nivel, de ver la cancha. El lienzo de Vescovi es mucho más amplio este año que hace 12 meses”. 

En particular mucho tiene que ver en el desarrollo de Santiago el tiempo pasado en la Academia de la NBA y le preguntamos a Alvaro su opinión sobre las herramientas que esta le puede proveer: “Yo creo que la Academia le aportó confianza. Por un lado estaba liberado, porque el estilo de juego en las academias y a esa edad, sobre todo en Estados Unidos, es mucho más libre, menos estructurados y depende mucho de tu individualidad. Él aprendió dos cosas: primero a perderle el miedo al jugador de otro país, de otra etnia, de otro grupo y otra capacidad. Aprendió a decir: No, yo con estos puedo, acá no desentono. Y la otra cosa que aprendió es el hecho de saber que la velocidad la dicta él. Y que él puede crearse las oportunidades para él y para su equipo a su manera, cuando él quiera, con cambios de velocidad. Se da cuenta que no tiene la velocidad de un armador clásico de NBA, por lo tanto tiene que aportar otras cosas y es por eso que hoy ha sido un día tan importante para él. Está demostrando que acepta ese papel, le está yendo muy bien y puede verter esa creatividad en otra área y le dio resultado porque ganaron hoy, así que fue lindo para todos”. 

Finalmente le pedimos que nos comente en su opinión que le puede aportar la presencia de este tipo de infraestructura y de espectáculos al basquet nacional para fomentar su desarrollo: “En mi opinión tener esta infraestructura transforma el juego. El ultimo partido de semifinales de LUB se jugo acá y luego las finales. Prácticamente todo con casa llena, eso transforma la mentalidad de aquellos que están en los medios, de los patrocinadores, la misma gente de basquet que no visualizaba lo que iba a ser esto lleno con un ruido infernal y el espectáculo. De repente ahora las posibilidades se empiezan a abrir, y personas y entes que particularmente tienen la posibilidad de aportar recursos de repente ponen el basquet en el mapa. Hasta ahora era: fútbol, fútbol, fútbol y después más fútbol. Y ahora de repente es: “Bueno mira, es un lindo estadio, se pasa muy bien, es un gran espectáculo y están llenando las canchas. Son 10000 personas, ¿cuántas asistencias de ese número se dan en cualquier deporte? De repente todos se ponen a recalibrar la visión del basquet y eso es muy lindo. Esto va a tomar tiempo pero dale 5 o 10 años y la capacidad económica de la industria del basquet va a ser distinta gracias a esta cancha”.