Tabaré venció ampliamente y de punta a punta a Olivol Mundial en condición de local por la penúltima fecha del Grupo 1 Metro DTA, marcando una gran superioridad en el segundo tiempo. Guillermo Mussio fue la gran figura de Tabaré, dentro de un equipo que tuvo varios rendimientos importantes.

Tabare gozó de muy buenos porcentajes exteriores en los primeros minutos de partido, que le permitieron poder abrir una primera ventaja favorable, triples de Tomás Retamoso, Cuervo y Gervaz eran mucho para Olivol Mundial que en los primeros minutos ya perdía 16-9. El equipo mundialista no le encontraba la vuelta, teniendo problemas tanto adelante en donde tomaba malas decisiones, asumiendo demasiado juego en manos de Angeriz, como atrás donde se mostraba muy frágil. Restando 3 minutos y fracción para el final del primer cuarto, debido a un golazo de Varela, Juan Carlos Zaballa se vio obligado a solicitar minuto de tiempo. La máxima llegó a ser de 12 unidades (21-9) pero en los últimos minutos del primer período y atacando el aro, la diferencia logró achicarse siendo bueno el aporte de Lautaro Pérez para finalizar los primeros diez minutos de juego 7 unidades por debajo, 23-16.

El dominio del juego continuó siendo del "indio", dominando ampliamente el rebote ofensivo, aunque sin aprovechar esto debido al abuso del tiro exterior, arma fundamental en el primer capítulo del juego. Con triple de Angeriz Olivol Mundial se colocó a 3 unidades pero no logró mantener una regularidad. Dio muchas ventajas atrás, rompiendo la defensa con mucha facilidad y Tabaré tuvo a  Couto que se hizo un festín en las cercanías al aro. Los dirigidos por Zaballa, si bien defendían mal en ofensiva  y perdían una cantidad importante de pelotas comenzaron a encontrar mayores facilidades para anotar, bancando el goleo entre Pérez y Angeriz .que levantó considerablemente su nivel- para seguir abajo pero por cortas diferencias. El partido era muy discreto, dentro de esto el que cometía menos errores era el dueño de casa, finalizando la primera parte ganador por 42-37.

En el complemento, las diferencias para los dirigidos por Barrios fueron notorias, Tabaré volvió a meter algún bombazo oportunísimo y tuvo la inmensa figura de Mussio que se aburrió de anotar y muy facilmente, siendo la mayoría de sus conversiones en bandeja. Gigantescas eran las dificultades de Olivol para defender, haciéndose todo muy cuesta arriba. El gris del Paarque Batlle, siempre manejó diferecias de doble dígito, que Olivol prácticamente nunca pudo descontar. Sin ser un ballet, Tabaré circulaba correctamente el balón, mientras en los de la Av Millán, todo era forzado y en muchos pasajes, asumiendo demasiado Lautaro Pérez, individualmente, cuando claramente debía soltar la naranja. Los últimos minutos del tercer cuarto comenzaron a quebrar el juego, el nivel de Mussio bien secundado por otros de sus compañeros y un muy buen ingreso de Ignacio Turiello, le permitieron a Tabaré ingresar al último cuarto 14 unidades arriba, 66-52.

El último cuarto sobró casi en su totalidad. El equipo locatario arrolló a su rival en este lapso del encuentro, no queriendo saber nada con una posible reacción y liquidando muy temprano el cotejo. Las diferencias con el paso del tiempo aumentaban cada vez más, llegando a ser muy importantes. Ambos entrenadores fueron rotando sus planteles, en un partido en que el score terminó indicando 28 puntos de ventaja entre ambos equipos.