Argentina con una defensa excelente venció a Francia 80-66 y se metió en la final del Mundial con esa forma tan apasionante y divertida de jugar al básquetbol que se vuelve perfecta.

ARGENTINA 80-66 FRANCIA

Cuando se juntan la pasión, el compromiso y las ganas de ganar, es muy dificil que no haya felicidad al final. Más allá de los resultados finales. Aunque a decir verdad, si el combo dice presente, es muy posible que haya más victorias que derrotas.

Argentina, otra vez. Haciendo gala del amor propio, emparejando falencias físicas y técnicas con su juego colectivo y el hambre de gloria. Así salió a jugarlo. A comerse a su rival, a morder en cada defensa, a no dejarlo fluir ni jugar cómodo. Francia llegó a una fiesta que fue una sombra de la que imaginaba, de esas donde no encontrás tu lugar para pasarla bien, donde a los cinco minutos ya te querés ir para tu casa. Parecía que los europeos rápidamente querían salir rápido del embrollo en el que los metió el Oveja Hernández.

Scola fue clave para abrir la diferencia inicial. Los Galos se centraron demasiado en defender a Campazzo que no pudo hacer fluir a la albiceleste. Pero Luifa se puso el partido al hombro y marcó el camino, de los suyos y de los rivales. Con la rotación, el buen ingreso defensivo de Albicy y dos bombas tan sorpresivas como irreales de Louis Labeyrie Francia intentó salir del letargo, pero las distracciones defensivas lo devolvieron a la lona. Delía aprovechó bien los espacios cuando la defensa ajustó sobre Scola y Deck, con esa cara que siempre transmite lo mismo, entró dispuesto a ser el revulsivo que nunca falla para irse tres arriba al primer descanso corto.

En el segundo la doble base de la albiceleste liberó a Campazzo al dos, jugando desde la generación de Laprovíttola o Vildoza, con suerte dispar y mejor rendimiento en el jugador del Baskonia. Facundo estuvo malhumorado, y no fue tan productivo como en otros días. Aún así, siempre aparece y una bomba soberbia en el epílogo le dio siete de renta y una inyección anímica perfecta para el complemento. Francia se mantuvo en juego, casi en exclusiva, gracias a Fournier, quien forzando sumó dentro de un equipo donde las intenciones colectivas quedaron trancadas en la Muralla China que le puso la defensa rival.

En el tercero se empezó a quebrar definitivamente una trama que nunca dio indicios de final inesperado. Vildoza tomó definitivamente el control del encuentro, y Scola con su máquina del tiempo a cuestas rindió a los 39 con la agilidad de un veinteañero y la experiencia de un veterano. Una de esas mezclas raras que solo disfrutan los elegidos.

Argentina entró 12 arriba al último. Para colmo Fournier estaba cargado de faltas. Desde el pick central con Ntilikina y chispazos de soldadora vieja de Gobert los europeos achicaron a un dígito, cuando faltaban poco más de siete minutos y a Campazzo le quedaron un par de tiros cortos producto de su cansancio. Pero libres errados de los franceses y una claridad conceptual superior de los argentinos hizo que rápidamente se terminara ese intento tímido de reacción. En el cierre apareció otra vez el guionista de Dios, quien "decidió" que la soberbia actuación de Scola incluyera los dos triples que le pusieron la tapa al partido.

De ahí en más todo fue emoción. Festejos. Abrazos. Imágenes repetidas de jugadores que tomaron el legado de la Generación Dorada, ese que le siguen enseñando al Mundo. Argentina lo hizo otra vez.

PIM-PAM-PUM

🔥 MVP 🔥

Hola Luis. Otra vez por acá. No es para menos, 28 puntos y 13 rebotes. ¡Qué locura! El padre de la criatura. Pero el padre posta, a sus 11 compañeros los aconseja y les enseña como si fueran sus hijos.

 

😮 LA SORPRESA 😮

Vildoza desde su ingreso silencioso se transformó en hombre clave para manejar los hilos de partido. Con Campazzo controlado, Luca dio un paso adelante en un rol que hay que asumir con mucho de aquello. Terminó con 10 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias. Siendo generador clave en la ofensiva albiceleste.

 

😭 LA DECEPCIÓN 😭

Rudy Gobert, con su físico privilegiado debió ser dominante en la pintura. Estuvo a años luz de su potencial, sin influir positivamente en ningún costado de la cancha y con distracciones que distan bastante del gran jugador NBA que es. Solo tres puntos y un tiro de campo. La forma empírica de decirle chiquito a un tipo de 2.15.

 

🏀 EL QUINTETO 🏀

Luca Vildoza (Argentina), Frank Ntilikina (Francia), Evan Fournier (Francia), Gabriel Deck (Argentina), Luis Scola (Argentina).

 

💿 BONUS TRACK 💿

La defensa de Argentina que solo permitió 66 puntos fue la mejor en las semifinales de los Mundiales en el siglo 21. Una obra maestra del Oveja Hernández, con planificación y ejecución perfecta. Usá el "defensa nos pone campeón" Sergio, dice Pablo López que te deja.

.