Argentina se metió en semi finales tras meter un batacazo y eliminar a Serbia, uno de los grandes candidatos al título. De la mano de Campazzo y bajo la tutela de Scola, los herederos de la generación dorada dieron una lección de básquet y sueñan con volver a lo más alto.

ARGENTINA 97-87 SERBIA

Con un arranque soñado el equipo argentino salió fuerte y se puso arriba 12-4, al compás del gran Facundo Campazzo y con buenos minutos de Scola. Sin embargo Serbia machacó en el poste bajo y empezço a lastimar utilizando su ventaja de tamaño, en pocos minutos sacó por faltas a Delía, Gallizzi y Scola; con libres y  rebotes ofensivos de Jokic y Raduljica el equipo europeo igualó en 16 y forzó el primer tiempo del “Oveja”. Argentina por entonces dependía exclusivamente de lo que podía generar Campazzo desde el pick and roll, que puso un show con 6 puntos y 6 asistencias en el primer cuarto. Argentina se fue del primer cuarto 25-23 arriba.

El cansancio y las faltas personales forzaron al “Oveja” Hernández a apurar y alargar la rotación, con buenos minutos del recambio albiceleste gracias a los ingresos de Vildoza, Deck e incluso Caffaro Argentina abrió 8 de diferencia. Con buen movimiento de balón y gran porcentaje de acierto en triples mantuvo la renta, mientras los balcánicos continuaban cargando y Jokic empezaba a tomar protagonismo anotador para arrimar a su equipo abajo por cinco, 54-49 favorable a Argentina tras un gran primer tiempo de básquet argentino.

Con un bombazo de Bogdanovic Serbia salió fuerte del descanso pero respondió Argentina con un triple de Luifa que luego rápidamente cometió su tercera. Jokic seguía lastimando abajo, generando puntos y faltas se puso ahí. Un oportuno técnico a Djordevic y un triplazo a la carrera de Vildoza le devolvieron siete de renta a Argentina, pero Serbia nunca lo dejó alejarse a pesar de sus bajos porcentajes de acierto exterior. Bjelica con un triple a la desesperada y libres puso a los europeos a uno. “El alma” se fue arriba del tercero 68-67.

Con un triple de Guduric Serbia empezó el cuarto decisivo tomando su primera delantera, pero la respuesta de Garino y Campazzo en triples no se hizo esperar para devolverle el comando a los sudamericanos. Campazzo alimentó bien a Scola que puso tres dobles consecutivos para darle aire a la albiceleste y emocionar a la gente en las tribunas. Cuando parecía liquidado para Argentina, Serbia recupera una bola importante y mete un triple Bogdanovic para ponerse a 6 a falta de 1.20, pero un golazo de Campazzo liquidó el juego y confrimó el batacazo argentino para llegar a semi-finales y tumbar a uno de los grandes candidatos al título. Una vez más en una instancia definitoria y ante uno de los mejores del mundo la selección argentina sorprende y da una lección de básquet colectivo para superar mejores individualidades. Enorme victoria argentina por 97-87.

PIM-PAM-PUM

🔥 MVP 🔥

Bien pudo ser el “Luifa” que emocionó, pero Campazzo fue el jugador clave de esta épica victoria argentina, nunca encontraron la manera de controlar el pick central con el que tanto alimentó a Scola y por si fuera poco estuvo picante con el tiro. Facu terminó con 18 puntos, 12 asistencias, 6 rebotes y 3 robos. Despegado.

 

😮 LA SORPRESA 😮

Sabida era la importancia de Laprovittola y Deck viniendo del banco, nadie contaba con los minutos de calidad aportados por Caffaro, Fjellerup, Gallizzi y sobre todo Vildoza desde lo profundo de la rotación para darle aire y descansar a los jugadores con faltas en momentos clave para el “Oveja”, Luca entró con muñeca caliente y fue clave.

 

😭 LA DECEPCIÓN 😭

Serbia fue ubicado por muchos como candidato a campeón incluso por encima de Estados Unidos, lo cierto es que se va como una de las grandes decepciones del certamen con caídas inesperadas ante España y Argentina, y sin la mejor imagen de Jokic y Marjanovic por ejemplo, lo mejorcito fue de Bogdanovic.

 

🏀 EL QUINTETO 🏀

Facundo Campazzo, Bogdan Bogdanovic, Patricio Garino, Gabriel Deck y Luis Scola.

 

💿 BONUS TRACK 💿

Cuesta creer que un seleccionado argentino despierte (literalmente) en nuestro Uruguay lo que hace la selección argentina de básquet. Humildad, seriedad, pasión y trabajo colectivo;  las virtudes históricas de estos equipos vecinos, que son el antídoto para la pequeñez que nos hace ver rivales en nuestros hermanos.

.