Tras el triunfo de Capurro frente a Atenas la goleadora del parido, Valeria Galli, se tomó unos minutos para dialogar con Básquet Total.

Sobre el desarrollo del parido, comentó: “Comenzamos muy bien pero después ellas se nos vinieron. Creo que es porque nos distraemos, pasa que piden un minuto por ejemplo y no nos juega a favor, nos desconcentramos muy fácil.”

Otro aspecto importante fue que, debido a las lesiones que sufrió el plantel, en este encuentro no contaba con internas naturales, lo cual tuvo sus repercusiones en el parido: “Yo no estoy acostumbrada a tomar rebotes, es algo que se lo suelo dejar a las que son altas. A lo que no estaba Natalia (Moreno), que siempre nos ayuda con los rebotes, ahora tenemos que intentar ir todas, pero a veces no nos sale”.

A la hora de hablar de su propia actuación en el parido, donde anotó 20 puntos, dijo: “Como era el último parido del campeonato lo usé para divertirme. Me dije que no me iba a enojar, que iba a intentar correr todo y dar lo que puedo. Por suerte salió todo muy bien”.

Esta temporada fue una de transición para las lobas. La salida de Gerardo Silvera y la entrada de Andrés Jones en la dirección técnica marcó un cambio sustancial en la forma de jugar del equipo: “Con la venida de Cacho, nosotras como equipo estamos más cómodas, pero claro, él tiene otra forma de juego. En lo personal me pasa que el juego ahora es más razonado, tenemos que intentar ver por qué hacemos las cosas, entonces algunas nos terminan saliendo porque ya sabes como se va a comportar el equipo en esa jugada. Antes éramos más rusticas, nos movíamos por movernos, y ahora intentamos razonar un poco más el juego en sí. Un juego con más trabajo de táctica”.