Agustín Viotti y Maximiliano Botta, dos piezas fundamentales en el Miramar campeón, hablaron con Basquet Total en los festejos del elenco de Barrio Belgrano.

Por Andrés Ciancio Bruni y Mauricio Panizza

Maximiliano Botta, sobre las lindas sensaciones que vive un como jugador en estos momentos, comentó: “Cuando arrancó el torneo, nos daban peleando abajo, descendidos, mucha cosa. Este equipo, pero más que eso, el grupo que se formó, que es lo más importante. Ante los peores momentos, pudimos sacar los partidos adelante”.

“Cuando se forma un lindo grupo, ahí es cuando en las más difíciles, todos van a dar la cara, y todos van a defender al compañero de al lado” agregó sobre este plantel de Miramar.

Entre las cosas que se deben destacar de este equipo, comentó: “Sin dudas el grupo y la unión que hubo siempre. El juego colectivo que teníamos, todos nos pasábamos la pelota, y después las ganas de ganar que tenía este equipo”.

“Es tremendo, está claro que vamos a quedar en la historia. Esto es lo lindo del básquetbol, cuando menos pensás, pasan estas cosas” manifestó el número 6 de los “Monitos”.

Agustín Viotti, en tanto, con mucha tranquilidad comenzó diciendo: "Sabíamos que cada equipo se pone un objetivo y el nuestro no era este, pensábamos en salvarnos del descenso y ganar los dos clásicos que siempre te pide el hincha, nunca creímos terminar así".

La cabeza hizo un click en un plantel que terminó gritando campeón: "Sabíamos que teníamos un buen potencial, con jugadores que juegan un básquetbol inteligente, las cosas se fueron dando, nos dimos cuenta que podíamos pelear cosas importantes y ahora que llegamos hasta acá hay que festejarlo".

Viotti colocó puntos en momento clave, pero en medio de la locura, tranquilizó a sus compañeros. Sobre ese gesto, dijo: "A veces la mezcla de euforia y las ganas de ganar te dan esa energía que te llevan a estar tranquilos en el cierre, hasta capaz que estaba un poco cagado y no quería adelantarme a nada, no se, pero por suerte ganamos".

Entre las claves del Miramar campeón, señaló: "Mucha humildad, mucho sacrificio, trabajando siempre con todas las ganas, con un gran grupo. Eso da sus frutos y así fue".

Agustín volvió a Montevideo luego de un torneo en Mercedes, se sintió cómodo y con confianza: "No fue una mala experiencia jugar en el Interior. En Liga iba a jugar poco o capaz que ni entraba, allá me sirvió para moverme, no descansarme. Nunca pensé terminar siendo campeón, pero por suerte fue lo que se dio".