Javier Álvarez, un ícono de Lagomar, habló con Basquet Total una vez culminado el partido que confirmó la estadía del verde en El Metro. Cococho contó el sueño que le queda antes de terminar su carrera.

El verde terminó jugando por el descenso, aunque se armó buscando estar más arriba: “Pensábamos en otra cosa, tuvimos un muy mal arranque, estábamos en un pozo del que nos costó salir pero cuando estábamos en la parte de abajo el objetivo pasó a ser el de salvarse, se nos dio, y ahora pensar en el año que viene y en caso de seguir darle lo mejor al club”.

Lagomar, claramente, fue de menos a más y terminó en su mejor versión: “El año pasado se dio lo mismo, aunque no arrancamos tan mal como este, también terminamos jugando nuestro mejor básquet al final, pero en un torneo corto se paga. Por suerte al menos pudimos dejar a Lagomar en El Metro”.

Sobre la serie, Álvarez dijo: “En el año Verdirrojo nos complicó siempre, tanto en el Cerro como en la cancha nuestra. Son un equipo muy duro, que raspa, es muy dificil ganarles. Defendiendo y corriendo sacamos este punto”.

Pelear la permanencia nunca es fácil, ante esto, comentó: “Es muy bravo jugar el descenso, jugué varios, me tocó ascender, descender, salvarme. Es mucho sufrimiento, por eso se lo quiero dedicar a toda la gente que hace un esfuerzo bárbaro por Lagomar”.

Para cerrar, Cococho habló de un deseo especial: “Jugar con la familia es lindo, me tocó con mi hermano por primera vez en 25 de Agosto, el año pasado se sumó Gonzalo y ahora Sebastián mi otro primo. Siempre se disfruta. Espero que algún día se pueda dar de jugar los cuatro juntos, sería muy lindo para colgar los botines y retirarme”.