Lagomar venció de visitante a Verdirrojo 73-60 y aseguró su permanencia en El Metro para la próxima temporada.

Resumen del partido

El local afrontó el partido con tres bajas importantes, Rodrigo Carvidón y Cristian Alcieri por lesión, y Maximiliano Cervi, suspendido.

Aún así, comenzó mejor Verdirrojo, con un parcial de 9-4 con siete puntos de Delgado, incontenible para la defensa rival. Cuando Lagomar no fluía en ataque aparecieron triples de Mujica, Javier Álvarez y Nicolás García para mantenerse a tiro. Waddell era bien controlado y Sebastián Álvarez defendido de buena forma por Cholaquides. Los locales hilvanaron un 10-0 entre el final del primero y el inicio del segundo, con Castro como pieza fundamental corriendo la cancha. La ventaja para los de Caballero era de 23-13.

Lagomar reaccionó, con algunos pasajes de Waddell y buen rendimiento de Rodrigo Cardozo atacando el aro. Si bien el extranjero recibió una técnica, un parcial de 11-1 de la visita igualó las acciones en 24. Los de Caballero fueron a la zona para salir del mal momento, y lograron puntos cargando en la pintura. El cierre fue desprolijo, pero entretenido por la paridad, con los de Rodríguez llegando al descanso largo 34-33 arriba.

En el tercero comenzó mejor el local presionando la salida, robando balones, y anotando a campo libre. La tercera de Waddell parecía ser una buena noticia para los del Cerro. Pero con la salida del foráneo abusaron demasiado de los posteos de Delgado, a quien doblaron y triplicaron. El resto, en vez de abrir espacios, juntó marcas, colapsando demasiado la pintura. Lagomar ofensivamente tuvo en Sebastián Álvarez y Cardozo sus figuras más regulares, con algún destello de Espíndola. Verdirrojo no dio faltas para evitar corridas y pese a jugar muy mal, se fue solo tres abajo gracias a un buen cierre del Tico.

En el último pasó el cerrense con un 5-0 con Castro como estandarte. Lagomar lo volvió a traer con el mejor momento de Waddell en la noche y cuando el local propuso una zona, castigó con dos triples importantes. Mujica dominó el rebote ofensivo y atrás se hizo fuerte para lograr correr. Fue destrabando el partido ante un rival que llegó fundido al cierre, Sebastián Álvarez estuvo certero desde la línea y los del balneario aseguraron su permanencia en segunda.

UNO x UNO

VERDIRROJO

Castro (7): El mejor. Y eso que sus números no hablan de que asumió en el momento más caliente. Nessi (4): Arrancó bien, se apagó rápido. Cholaquides (6): El cansancio le pasó factura, aún así, fue importante. Belase (5): No negocia la entrega, perdió más de lo que ganó. Delgado (7): El alma del equipo. Por momentos forzó demasiado desde sus posteos. Rodríguez (3): Flojo en ambos costados. Bentancur (-): Minutos de descanso. Charquero (-): Segundos finales. Caballero (4): La rotación corta la quita opciones de planificación. No pudo lograr que el equipo aprovechara la salida de Waddell.

LAGOMAR

García (5): Le costó organizar, puso triples importantes. S.Álvarez (6): Sin ser su mejor noche, lo liquidó con los libres. J.Álvarez (5): Comenzó mejor de lo que terminó. Mujica (6): Importante en todo el trabajo invisible que logra el lucimiento de compañeros. Waddell (6): Las faltas lo complicaron, pero lo cerró notable. Cardozo (8): El destacado. Espíndola (5): Intermitente, chispazos de calidad. Hormoza (-): Segundos finales. Rodríguez (7): La defensa colectiva sobre Delgado sin Waddell en cancha fue efectiva, eligió bien donde frenar y en que sectores del campo relegar.

EL VAR

Ortiz, Romero, Borio (6). Demasiada tranquilidad para llevar el partido pese a algún error puntual. Correcto trabajo sin influir en el resultado.

_______________________

Lo destacado

Cardozo llegó desde la banca para adueñarse del equipo. Atacó el aro y reboteó. Pero fundamentalmente fue clave atrás. Ante la salida de Waddell fue quien tomó a Delgado, sin importarle la diferencia de centímetros en contra se fajó con el Tico siendo pieza fundamental para detener a la figura rival. El Rusito cerró el año con 18 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias.

Lo distinto

Es normal ver que la pelota quede trancada entre el aro y el acrílico. Pero lo que pasó esta vez en el tablero de la cantina en Verdirrojo fue realmente insólito. Atacaba el local. Falta y lanzamiento al aro para tratar de sacar el gol y foul, y la naranja terminó muerta en el soporte del aro. Inmovil durante varios segundos en una situación tan peculiar como llamativa que hasta despertó risas de los presentes en momento de tensión.