Santiago Wohlwend y Matías Gallo fueron los encargados de llevar la base del Miramar campeón. Entre festejos dialogaron con Basquet Total de la obtención del título para los Monos.

El oriundo de Goes muy emocionado dijo: “La verdad es un sueño hecho realidad. Salir campeón no es poca cosa, por suerte se nos dio. La gente se merecía esto y nosotros lo pudimos lograr. Tengo una alegría enorme”.

“Te puedo decir varias cosas por las fuimos campeones. Trabajo, sacrificio y humildad es lo que caracteriza a este grupo y que nos identificó como equipo. Una humildad tremenda, y el trabajo que se vio en cancha, lo vieron en todo el torneo, lo vio todo el mundo. Yo creo que Miramar desde el principio no estaba para grandes cosas, por el presupuesto que tenía el equipo y el plantel que armó. Pero estábamos muy unidos, y el trabajo que hicimos nos llevó a donde estamos” comentó el número 10 del “Monito”.

Sobre su participación en el club por segundo año consecutivo y conseguir esto dijo: “No se me cruzó por la mente pelear el campeonato, no se da de un día para otro, son cosas que se trabajan. Nos llevó un tiempo amoldar el juego y generar un núcleo de trabajo. Pero rápidamente lo pudimos plasmar en cancha y con el resultado que se nos fueron dando, hizo que el trabajo diera sus frutos. Hoy estamos donde estamos, pero desde un principio teníamos claro que Miramar estaba para salvarse del descenso, después nos metimos entre los ocho y ahora somos campeones. Es una alegría que la verdad es una locura”.

“Miramar me dio mucho en lo basquetbolístico, confió en mí cuando yo no era nadie, y hoy con las luces de que sos campeón, todo el mundo se fija en eso. Pero cuando no era nadie y no jugaba en Goes, Miramar me fue a buscar, y en eso hay que estar agradecido. Hay que sentarse hablar, para que está el club, para que estoy yo, ojalá se dé. Miramar es una hermosa institución, con una gente preciosa, no tengo nada para decir, súper agradecido” manifestó el base sobre su pasaje en el club y dejó la puerta abierta de volver a jugar Liga Uruguaya por barrio Belgrano.

Matías Gallo, sobre la primera sensación en el básquetbol capitalino dijo: “Increíble, no puedo creer todavía de estar acá. Primer año, primer Metro, involucrándome en un equipo tan bueno, un gran grupo humano, y ahora recibiendo la copa, no lo puedo creer”.

“Nunca me imaginé esto, vine a Miramar porque Martín Trelles me convenció, yo iba a ir a otro equipo. Le agradezco a él, estoy acá porque confié en él que es mi amigo. Nunca pensé en esto la verdad, sino en un equipo en mitad de tabla, que iba ser una molestia para el resto porque éramos un equipo joven, que podíamos ser intensos y correr, pero nunca en esta magnitud” dijo el fraybentino sobre las expectativas previo al campeonato.

Sobre lo que más destacó en estos partidos finales fue: “El carácter que tuvo el equipo en estos partidos fue impresionante, y creo que estuvimos todas las piezas correctas. El “Tino” Viotti cierra el juego, siendo un inconsciente como es él, todas las partes cumplieron su rol”.

“Este equipo, es un plantel largo, con mucha intensidad y humildad” las tres cosas principales de Miramar campeón.