Federico Soto y Martín Trelles fueron entrevistados por Básquet Total en medio a los festejos de Miramar campeón, y ambos tuvieron grandes coincidencias en sus palabras.

El alero comenzó expresando sus primeras sensaciones: "Lo merecíamos, lo merecía el club, la gente y el grupo humano. Después que perdimos el primer clásico nos dieron para adelante, nos esperaron en el club, cantaron. Nunca hubo una cara mala, ni los hinchas, ni en el grupo que se armó. Por eso lo teníamos merecido".

El Monito desbancó a los favoritos para quedarse con el título: “Nadie nos daba como candidatos y muchos pensaban que íbamos a quedar afuera de los ocho, pero el trabajo y el grupo humano que se formó, no hubo choques de roles, cada uno sabía el suyo”.

Sin embargo, antes del torneo Soto hizo hincapié a sus amigos en que Miramar iba a pelear el título: "Siempre que estoy en un equipo, y en este más que nada confiaba mucho porque había mucha clase. Hoy lo demostró el Tino Viotti, igual que Trelles y todos. Siempre tuve confianza en este equipo".

El hombre de Trouville tuvo tiempo de dedicar este triunfo y recordó a su entrenador en una temporada difícil a nivel personal: “El grupo lo merecía y Esteban (Yaquinta) también lo merecía tuvo una pérdida muy importante en su familia este año y lo merecía más que nadie”.

A la hora de hablar de sus afectos, Raúl Ebers Mera también fue recordado por su nieto: “Mi abuelo desde el primer día siempre estuvo, me fue a ver cuando arranqué a jugar en Náutico, fue a los partidos de formativas siempre y se lo merece también. A toda la gente que se alegra porque Miramar sale campeón o por una alegría mía tengo que agradecerle”.

 

En la misma línea Trelles, que obtuvo su segundo título consecutivo en El Metro, también hizo referencia al merecimiento: "Estoy muy feliz, nos merecíamos este momento, fuimos los mejores jugando al básquetbol durante todo el campeonato y coronarlo de esta manera era la frutilla de la torta, no podía faltar".

"Antes de empezar el campeonato nadie nos dio como favoritos, es la realidad, pero fuimos la sorpresa y lo pudimos aprovechar" continuó diciendo el oriundo de Bohemios.

Al respecto de las finales ante Cordón, el escolta destacó lo hecho en este segundo partido como visitantes: "En casa nos sentimos más cómodos, pero hoy fue un partido muy duro, en un momento pensé que se nos iban, pero supimos mantener la calma. El cierre del Tino Viotti fue tremendo y los demás supimos acompañar ese momento".

Martín tuvo palabras para lo que es la institución: "Miramar es gente, es familia, es un club muy lindo. La verdad se merece disfrutar algo así después de tantos años", y al consultarse sobre la posibilidad de volver a defender al Monito en la Liga Uruguaya 2020/21 dejó la puerta abierta: "Quién dice que no".