Danubio derrotó 87-68 a Welcome jugando muy bien y con una descollante actuación de Rick Jackson para asegurarse un lugar en los playoffs.

Resumen del partido

Con cerca de 200 espectadores en el gimnasio de Bohemios, Danubio recibía a Welcome con amplio favoritismo en lo previo y lo certificó desde el arranque. Con un parcial de 8-0 en el comienzo mediante un doble largo del Postre y triple de Galletto, el local marcó la cancha para sentirse cómodo desde el salto inicial y jugar a su merced. Los de Parque Rodó entraron con una zona 2-3 pero el rival lo continuó dañando de afuera mediante bombas de Pereira y Galletto, sin lograr contener del todo a Jackson en el bajo y con dificultades para dañar en ataque. Parcial de 15-4 a favor del Danu sobre el final del primer período, donde Pírez se vio obligado a cambiar la defensa a hombre, mejorando en ese rubro pero entreverado y desprolijo en el otro costado, Pereira iba 10 puntos sin anotar, era figura; 20-8 Danubio finalizados los primeros diez. 

En el amanecer del segundo la W se acercó a nueve con Garbarino y Arrillaga como baluartes en ofensiva. Pero justo cuando parecía reaccionar, los de La Curva contraatacaron con un triplazo de Miller y otro de Pereira para volver a abrir doce y frenar a la visita. Mucho individualismo en las ofensivas de Welcome y escasez de ideas en ataque llevaron a que los dirigidos por Sedes dominaran el cotejo, con Galletto en modo bestia. Danubio no permitió que el rival se pusiera a menos de ocho y mucho menos que pasara al frente, 40-28 el local con dominio total del juego tras la primera mitad del encuentro. 

El ballet de Danubio siguió funcionando durante el segundo tiempo y maniató a su rival para doblegarlo por completo en el tercer chico. Garbarino asumió en las ofensivas welcomenses pero no fue solución para un equipo que jugó apurado y sin reacción durante todo el partido. Galletto fue el motor del danubiano y con gran actuación de Nicoletti el franjeado sacó la máxima de veinticinco faltando tres minutos y le bajó la persiana al partido. No cambió casi nada Welcome en el entretiempo y el resultado siguió siendo el mismo, 67-46 arriba el local con el último período por disputar pero con todo cocinado a esa altura de la noche. 

En los últimos diez minutos Danubio sacó el pie del acelerador producto del resultado abultado a su favor y los de la calle Emilio Frugoni amagaron con ponerse a tiro pero la brecha fue demasiada amplia como para achicar. En el cierre hubo un altercado entre Pons y Garbarino que terminó en expulsión para el jugador de Welcome. No pasó a mayores. 

Fue victoria de Danubio 87-68 y jugará playoffs en su primera presencia en El Metro frente al perdedor de Miramar-Cordón. Confirmando, además, su estadía en el torneo de ascenso del próximo año. Por su parte, Welcome deberá jugar playout por el descenso ante Stockolmo.

UNO x UNO

DANUBIO

Galletto (9): El destacado. Pereira (7): Triples claves para empezar a abrir la ventaja en el primer tiempo. Hoy entraron. Nicoletti (6): De menos a más. Gran tercer cuarto para terminar abrochar el punto. Grolla (6): Sólido en defensa. Raspa y raspa. Jackson (8): Imbancable. Dice que si pasan por su recinto regala un par de rebotes que le sobraron. Man of the match. Magnone (5): Buen ingreso. Secundó bien a Galletto. Prolijo. Miller (6): Es como Recoba en sus últimos años, siempre entra bien. Puntos valiosos desde la banca. Pons (5): Aportó lo suyo. Hasta algún lujo de más... Tolmero, Fernández, Torlacof, Trincabelli (-): Pocos minutos en cancha. Sedes (7): Su equipo controló al rival y ganó de punta a punta. No permitió que se acercaran jamás.

WELCOME

Garbarino (7): Asumió. Aveces se apuró, pero fue el que siempre quiso y eso se valora. Se fue expulsado sobre el final. Cousté (4): No le entró una. Peleado con su tiro no pudo gravitar. Rocha (4): Muchas ganas pero pocos aportes para el “mono”. Amaral (3): Perdió en defensa y no aportó en ofensiva. Flojo. Cook (5): Pese a sufrir a Jackson, se las rebuscó para generar sus puntos. Aceptable. Planells (5): Correcto e intenso en su ingreso. Piñeiro (4): Pocos minutos y poca participación. Pintos (5): Arrancó bien con puntos consecutivos, se fue quedando y cometió algunos errores de lectura. Arrillaga (6): Jugó como un señor. Ingresó para quedarse y así fue. Pírez (4): Nunca estuvo en juego y su equipo se vio sin rumbo durante casi todo el match.

EL VAR

Vivian García, Diego Gómez y Alvaro Da Rosa (6): Buen arbitraje, no hubo polémicas y la expulsión de Garbarino fue correcta.

_______________________

Lo destacado

Si te fijás en las estadísticas, no fue el que más puntos hizo ni uno de los que más resalta a la vista, pero en el ballet de Danubio, Juan fue el director general. Dejó asistencias de dimensiones NBA de faja, para dejar a compañeros solos para anotar y hasta pases sin mirar. Por momentos su actuación fue para pararse y aplaudir -la mayoría lo hizo-. Lideró el ataque, ordenó y dejó destellos de base natural que no se ven a menudo, a menos que juegue el bueno de Juan: 9 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes para Galletto en el triunfo de su equipo.

Lo distinto

La agradable noche de martes se prestaba para ir a ver basquet con el mate y el termo bajo el brazo. Tal fue el caso de Leandro Onetto, jugador de fútbol de Danubio, y se arrimó hasta Bohemios para ver al equipo de basquet del club al que defiende. Fue junto a Matías Gallo, jugador de Miramar en basquet, también estuvo en Pocitos presenciando el partido. Ambos fraybentinos en la tribuna y se quedaron charlando un buen rato. Uno se está recuperando de una lesión en la rodilla, su equipo perdió el clásico ante Defensor Sporting el pasado fin de semana, el otro fue partícipe de la victoria agónica ante el rival de siempre en la jornada de ayer. Realidades dispares. Pero las canchas de básquetbol tienen eso, son lugares de encuentro, charlas largas e intercambio. Por muchas más.