Unión Atlética derrotó a Colón en cancha de Yale con grandes rendimientos individuales que potenciaron el juego colectivo y alcanzaron para suplir todas las ausencias con las que llegaba el equipo de Daniel Lovera.

Resumen del partido

Comienzo eficaz para los de San Martín y Fomento que con la doble base entre Hernán Álvarez y Nicola Pomoli le daban movimiento al juego tricolor. En la otra vereda, la visita empezaba a lastimar desde la pintura. Los cortes de los perimetrales, principalmente de Federico Ambrosoni, sumado al juego de Tavario Miller ponían rápidamente a la UA en partido. Tadeo Girbau le dio la ventaja sobre el final del periodo. Tras el primer parate, Fabian Narbais colocó a Agustín Marote y la defensa se estiró a toda la cancha. Unión encontró gol con la corrida de cancha y el pase extra. El buen ingreso de Nahuel Santos y la salida rápida de Santiago Meinero le dieron aire a un plantel que por momentos quedaba corto de rotación. Los triples del jugador aguatero alcanzaron para que la visita pase al frente en el marcador cuando restaba poco para el primer tiempo. Pomoli y Álvarez se encargaron de poner a quien ofició de local arriba, pero Santiago Massa anotó otro bombazo y el juego se fue igualado en 47 al cabo de los primeros 20 minutos.

Tras el descanso largo Miller siguió gravitando debajo del aro. Los cortes de Massa y Manuel Mayora eran incontenibles para Colón. La pasividad defensiva del verde era netamente inferior al rendimiento colectivo que atravesaba el equipo de Nuevo Malvín. El Bahameño encestaba cualquier balón que se encontraba cerca del aro y de espalda al aro asistía a sus perimetrales que estaban encendidos. Facundo Ferreira creció desde el ataque y a la hora de marcar, anuló gran parte a Santos que atravesaba su mejor momento. Massa se vistió de superheroe cuando la UA carecía de gol y con un último cuarto deluxe terminó volcando la balanza para el lado azulgrana por 100 a 86.

UNO x UNO

COLÓN

Álvarez (6): Manejó el equipo con orden y logró que su juego impacte. Director de una orquesta que por momentos no pegó. Pomoli (7): Hizo todo bien a la hora de atacar. A la hora de defender no perdió. Se enojó mucho con los jueces y eso lo sacó de partido. Ferreira (7): No descansó y nunca bajó los brazos. Opacó a Santos en su mejor momento. Buen rendimiento. Girbau (4): No fue su mejor juego. Luchador. Shields (6): Le costó entrar en juego. Regaló varios minutos. Tiene que asumir más a la hora de atacar. Marote (4): Defensa y molestia en primera línea. Careció de ideas. De León (3): Nulo aporte. López (3): No colaboró. Narbais (4): No supo manejar los momentos de su equipo. Su foráneo debe participar más del juego.

UNIÓN ATLÉTICA

Mayora (7): Director de un coro sinfónico que se presentó y mostró su mejor versión. Chapeau. Ambrosoni (5): Durante el primer cuarto fue insostenible con sus presentaciones. Se fue apagando. Massa (8): El mejor Massa es Santiago... pero sh! no se lo digas a nadie. Rodríguez (6): Si uno lee los números, es una pobre actuación. Si uno vio lo que jugó, es el primero que elige para la próxima doma. Miller (10): DESTACADO. Meinero (3): Le costó entrar en juego. Santos (8): "Migueeeel, te está sonando el 📞, es Nahuel. Está pidiendo cancha". Sansone, Dios (-): Pocos minutos. Lovera (8): Entendió el juego a la perfección. Aprovechó a Miller en todo momento y hasta gritó: "todas las pelotas tienen que ir para abajo" que se escuchó desde General Flores.

EL VAR

Adrián Vázquez, Andrés Haller y Martín Guberna (7): Más allá de algún enojo desmedido por parte de los protagonistas, la terna culminó una gran labor.

_______________________

Lo destacado

Tavario Miller abrochó una noche de esplendor en el escenario de Jacinto Vera. El Bahameño fue la principal fuente de energía del equipo de Lovera culminando el juego con 36 puntos sin descansar ni siquiera un segundo. A su cuota goleadora le agregó su potencial físico para terminar la noche con ¡¡¡29 REBOTES!!!. 18 de forma defensiva y 11 de carácter ofensivo. El oriundo de Long Island selló una noche que quedará en sus mejores recuerdos.

Lo distinto

Federico Ambrosoni era el encargado de subir el balón durante una ofensiva azulgrana cuando se jugaba el segundo cuarto. Tras cruzar la mitad de la cancha, le arrebatan el balón que termina en doble y tiempo, con enojo incluído por parte de Lovera. Cuando el balón hace contacto con el piso tras la anotación de Colón, el jugador número 11 enojado, impacta la naranja con una de sus piernas y la misma va directo a la cara del juvenil Guzmán Pagani. El 0 debió ser atendido en el banco de suplentes mientras culminaba el final de la primera parte y además se vio obligado a salir más tarde que sus compañeros tras el parate largo. Seguramente en el descanso volvió a ser revisado para ver si todas las piezas dentales y las fosas nasales estaban en el lugar que les correspondía...