Urunday Universitario venció a Aguada por 90-80 en una nueva fecha del Torneo Sub23 con un muy buen último cuarto colectivo.

El arranque del partido fue todo rojiverde, que acompañado de buenos porcentajes desde más allá de los 6.75 y dañando a su rival desde los cortes, aprovechó que Urunday abusó del tiro exterior sin éxito para abrir una recta de 15-2, obligando al minuto del entrenador estudioso. Este surgió efecto y el locatario creció notoriamente de atrás hacia adelante, recibiendo solamente 7 puntos en los siguientes seis minutos de juego. La receta del estudioso fue el poder correr la cancha, sacando en reiteradas oportunidades faltas y con Machado como mayor exponente ofensivo, que además estuvo bien acompañado con aportes colectivos, los primeros diez minutos de juego finalizaron 22-20 para los de San Martín.

El segundo periodo, así como el primero y este deporte, fue de rachas. Los de la calle Suárez con dos bombazos de Fontes, tomaron 3 unidades de ventaja y el que quiso parar el juego esta vez fue Cortizas. Aguada encontró una serie importante de puntos en manos de Silva, bien secundando por Telis que era difícil de defender en las cercanías al aro, sacando provecho de sus caídas. Esto y un triple de Padilla, provocaron que el aguatero tome 8 puntos de ventaja restando 1:45 para el final del primer tiempo, que tuvo un mejor cierre universitario para terminar los primeros 20 minutos de básquetbol 4 unidades por debajo, 43-39.

Como mayormente en la primera mitad, el inicio del complemento lo dominó Aguada. La pasividad defensiva de Urunday era llamativa, permitiendo al contrincante tomar tiros con comodidad y romper fácilmente. Llegando sin complicaciones al cesto y con una bombita de Ramirez, el rojiverde abrió 7 (55-48), onligando nuevamente al entrenador local a parar el juego. Tras el minuto, la ventaja se estiró a 10, pero en los últimos tres del cuarto, el verde colocó un parcial favorable de 12-1 con un muy buen rendimiento de Machado, aportes de Pascual y Martinez, más un buen trabajo atrás, con el que el dueño de casa ingresó al último chico arriba por mínima, 62-61.

Los primeros cinco minutos fueron de paridad y de cambios en el score, con tiros contestados de ambos lados, promediando el cuarto con igualdad en 71. El estudioso mostró gran superioridad en el tramo final del juego. Un 8-0 rápido con goleo repartido comenzó a quebrar el partido. Siempre importante lo de Machado y muy buen cierre tuvo Joaquín Pascual convirtiendo goles importantes y también siendo clave en el aspecto defensivo. Aguada se quedó sin gol, Urunday ajustó y le cortó las vías al aguatero que careció enormemente de puntos. Un gol y foul de Corbisiero liquidó el pleito, abriendo 10 con 1:34 por jugar. Si bien los de la Avenida San Martín pusieron algo de suspenso con un 5-0 rápido, el juego estaba sentenciado. 

Buen triunfo de Urunday que fue de menos a más en su juego, mostrando su mejor nivel en el momento más caliente del partido.