Carolina Fernández emigró hacia los Estados Unidos para continuar con su formación en una de las High School más prestigiosas de norteamérica. Básquet Total no dejó pasar la oportunidad y charló un rato con ella, sobre su ida, el básquetbol, los estudios y el comienzo de su sueño americano.

Sobre el momento en el que se enteró de la noticia dijo: “Sinceramente me enteré de esto dos semanas antes de irme y recién le pude contar a mis amigos después de conseguir la visa, porque no era nada seguro, es muy difícil de conseguir para los estudiantes”.

“Mis primera reacciones fueron una mezcla de sorpresa con mucha alegría y también mi cabeza estaba a mil por como voy a hacer para estudiar en otro idioma, en otro país y lejos de mis amigos”, continuó diciendo, al referirse a sus primeras sensaciones de lo que pronto se transformaría en realidad.

Posteriormente, contó porque cree que se le presentó esta oportunidad, diciendo: “Creo que se fijaron en mí por mi forma de jugar, aunque también me recalcaron que no se fijaron en mí solamente por lo deportivo, sino que también por el estudio, las notas que obtuve años anteriores y demás.”

Y hablando de estudio, luego habló sobre ello, y como los seguirá en Estados Unidos, comentando: “Mañana recién arranco las clases. Ya me dieron todos los orales y todas las materias que voy a cursar. Sinceramente no soy muy buena en el inglés, pero espero aprender mucho conviviendo en ese idioma con gente de allí todo el tiempo”.

La joven de 15 años formará parte de Monteverde High School, una de las instituciones más prestigiosas del país, donde en el pasado han cursado grandes jugadores como D´Angelo Russell, Joel Embiid, Ben Simmons y RJ Barrett. Por lo que, sobre su nuevo centro de estudio opinó: “Es un gran privilegio para mí formar parte de este colegio. Ahora queda aprovechar la oportunidad al máximo”.

Luego, contó como fueron sus primeros días y su llegada al territorio americano: “Llegué el jueves pasado por la mañana y por suerte me recibieron súper bien. La gente acá es muy amigable y ya pude hacer algunas amigas. La primer noche me costó, sinceramente ya estaba extrañando, pero después al hablar con mis padres y abuelos por videollamada me fui acostumbrando un poco más y ahora ya es diferente”.

“Claro que todos mis amigos y familiares me apoyaron, y me decían que me iban a extrañar, pero que era una experiencia inolvidable para mí, que tenía que disfrutarla mucho y aprovecharla al cien”, expresó sobre la importancia del apoyo en esta gran experiencia.

Llegando al final, contó en que cree que la potenciará esto de cara al futuro: “Me va a potenciar, más que nada, académicamente, ya que es uno de los mejores colegios de acá, y también deportivamente, porque ellos tienen otra forma de jugar y ver el basquetbol en comparación a lo que se ve en Uruguay. Acá es mucho más exigente, agresivo, rápido e intenso”.

Por último, se refirió a sus objetivo de ahora en más, sobre lo que dijo: “Mis objetivo es poder graduarme acá, principalmente poder pasar onceavo grado, que es el que voy a cursar ahora, luego volver a mi casa y si me va bien deportiva y académicamente, volver para cursar el último grado, aunque obviamente también está el poder mejorar deportivamente. Pero ese es mi segundo objetivo”.