Las macabeas pegaron primero en la serie y quedaron a un juego de las semifinales. Victoria Pereyra fue pieza fundamental en el triunfo y dialogó con Básquet Total.

La importancia de pegar primero es algo que en una serie de tres juegos te da la oportunidad de tener una mala noche, además Hebraica volvió a tener plantel completo tras los panamericanos y sudamericanos: “Sabíamos que el partido iba a ser duro, cómo lo fue todo el primer tiempo. Venimos con el equipo desarmado, si no era una era otra y hoy después de más de tres meses podemos tener el equipo completo. Nos ha costado adaptarnos Jessica Da Costa no se ha recuperado de su pie e igual así intentó jugar para agarrar ritmo, pero estamos deseando acomodarnos y estar con el plantel completo, pero es importante arrancar con el pie derecho en la serie”.

La defensa de Remeros fue dura de y le costó mucho a Macabi durante el primer tiempo: “Teníamos que defender duro y no lo estábamos haciendo y cuando lo logramos hacer pudimos correr la cancha que era algo fundamental para que nos separaran esa zona y ahí poder atacar con mayor eficacia el aro”.

El próximo juego recién será en dos semanas, más tiempo de planificación pero que en Hebraica significa dos semanas complicadas: “Tenemos una semana peculiar, porque yo tengo que viajar, también viaja Daiana más otras dos jugadoras de U19 y eso va a hacer que el equipo este bastante desarmado para poder entrenar. De todas formas las que viajan, menos yo, van a estar entrenando y jugando, por lo tanto no van a estar fuera de ritmo. Mientras que las que se quedan van a estar entrenando y Luis va a tratar de poner un énfasis mayor en la defensa que es donde fallamos en el primer tiempo”.

Consultada sobre cómo se encuentra el equipo de cara a lo que se viene y especulando un posible duelo de semifinales dijo: “Estamos muy lejos de lo que cada una puede llegar a dar y debemos entrenar más duro y estar juntas. Tener el equipo completo ayuda, los dos partidos ante Defensor y Malvín  con el equipo completo no nos fue tan mal, teniendo más rotación podemos dar pelea”.

Victoria es una jugadora-entrenadora y a la hora de verla jugar es prácticamente lo mismo que verla dirigir, pero con la diferencia que tiene puesto los cortos y esta de la línea para adentro: “Ellas me escuchan mucho. Creo que tener una entrenadora dentro de la cancha ayuda mucho y suma mucho al equipo. A veces en un minuto de tiempo Luis Pierri dice algo y no se entendió o quedó alguna duda y yo lo puedo solucionar desde adentro y eso facilita mucho en algunos momentos. Por otros momentos me enojo bastante, pero me enojo porque no sale lo que Luis está pidiendo y creo que tenemos el talento cómo para hacer algunas cosas que, a veces los entrenadores queremos afuera de la cancha y tatar de ayudar y que sume dentro de la misma me parece que suma mucho”.